Volver A Enamorarte

Tamaño de fuente: - +

El inicio de todo 1

Creo que ha pasado el tiempo y todavía no me he presentado…

Soy Alice Foster y el sueño que tuve hace un momento es una realidad que paso hace 8 años cuando tenía la edad de 17, ahora tengo 25 y lo que viví en ese tiempo marco mi vida, en el sentido de que me enamore inconscientemente de un chico equivocado, y eso hizo que no volviera a creer en el amor.

Soy una chica que siempre tuvo un amor incondicional hacia los libros cosa que herede de mi padre el cual es dueño de una editorial muy famosa de novelas, lo cual me llevo a estudie un curso de edición profesional de libros.  Por el amor que le tengo a los libros. Hace unos años empecé a trabajar en la editorial de mi padre, pero muchos rumores estaban en la empresa.

- ¿Han visto a la nueva chica que llego a la editorial?

Dos mujeres y un hombre estaban hablando cerca de la expendedora de cafés y fumaban mientras están en su efusiva conversación.

-Si ya la he visto, muchos dicen que es la hija del dueño y que por eso apenas entrar le dieron a unos de los mejores escritores de la empresa – el hombre de unos 40 años hablaba con molestia con las mujeres a su lado.

-Por eso estuvo en una reunión, a nosotros que tenemos mucha experiencia y tiempo en la empresa nos dan a los pequeños escritores que apenas en piensan a entrar en el mercado – la mujer apago su cigarrillo para después tomar su café.

En ese momento decido salir de mi escondite.

-Lamento arruinar su hermosa conversación, pero quiero dejarles en claro que no tengo al mejor escrito de la editorial por cuenta de mi padre, si no que tengo un estudio de edición profesional de libros que estudie en Inglaterra por 3 años, otra cosa… Yo no escogí al escritor, el me escogió a mí –  hablé con superioridad, están hechos una furia por mi declaración.

-Eres una mentirosa Alice, todo sabemos que el puesto que tienes te lo ha dado tu padre.

-Estas muy equivocada yo me lo gane, que ustedes no se esfuercen en su trabajo no es mi problema – estas arpías no pararan.

-Si claro.

-Como ustedes digan, no tengo nada que aclararles a ustedes – y me aleje a la oficina de mi padre, esto no puede seguir así…

A pasado un mes desde que hable con mi padre sobre lo que dijeron esas mujeres y en hombre y me decidí en renunciar, él me dijo que no hiciera caso a los chimes que era parte de, pero es algo que no puedo tolerar. Pero en parte ellas tenían razón porque no tuve que hacer ninguna entrevista de trabajo solo llegue de Inglaterra y tome el puesto, pero ellas se referían a los escritores, la verdad es cierto, el escritor más exitoso de la editorial me escogió a mí por mis estudios y mis trabajos en Inglaterra.

Decidí buscar trabajo por cuenta propia en otras editoriales, muchas me rechazaron por no tener mucha experiencia, pero aun así lo seguí intentando. Hasta que una editorial de revistas acepto mi solicitud de trabajo y me ofrecieron una entrevista y acepte sin dudar. A pesar de que solo he trabajado editando novelas, no iba a rechazar la nueva oferta de trabajo y el día esperado llego.

Estaba a 10 metros de la editorial, al entrar veo a gente corriendo por todo lado, llego a la recepción donde hay dos secretarias y una de ella me atiende.

-Hola, ¿En qué le puedo ayudar?

-Tengo una entrevista en la parte de edición – la secretaria me sonrió y teclea algo en su computara.

-Claro aquí está, la está esperando el Señor Daniel, piso 13 – le sonrió y asiento

-Muchas Gracias

La chica asiente, me dirijo al elevador y presiono con mi dedo el piso 13, al abrirse las puertas puedo notar un ambiente muy tengo y me pongo nerviosa, busco a alguien para que me indique donde está la oficina del Señor Daniel.  Pero todos simplemente ignoran mi presencia hasta que un señor de unos 40 años me nota

-Hola, ¿Tú debes de ser Alice verdad? – me dijo extendiéndome su mano y la tome con gusto.

-Sí, es un gusto Alice Foster ¿Usted debe de ser el Señor Daniel o me equivoco?

-Estas en lo correcto – me respondió con una sonrisa – no tardemos más, vamos a mi oficina.

-Claro – dijo con amabilidad

Caminamos por un largo pasillo para llegar a su oficina, el trascurso del camino veo como todo el mundo corre o gritan, no entiendo esta situación, esto nunca se veía en la editorial de mi padre. Sin darme cuenta llegamos a la oficina.

-Pase señorita Alice.

-Gracias - contesto amablemente, veo como el señor Daniel se sienta en lo que parece ser su escritorio y me hace señas para que me siente en la silla que se encentras justo al frente.

-Empecemos con la entrevista señorita Alice, dígame ¿Cada cuento come?

Me quede aturdida por la pregunta “Cada cuanto como” no entiendo, se supone que son preguntas sobre el trabajo como “cuanto tiempo llevo editando”.

-Supongo que lo normal, como debe de ser debido.

- ¿Cuántas horas duerme?

¡¿Qué!?

-Que puedo decir, ¿7 o 8 horas? – cada vez me encuentro extrañado que viene estas preguntas.

Me miro con una sonrisa

-Señorita Alice, yo me encuentro totalmente extrañado como usted, esta pregunta viene del jefe de la parte de edición en la cual podría trabajar – me dijo con cierta risa



E.D. Umaña

#1077 en Novela romántica
#268 en Chick lit

En el texto hay: amor com

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar