Volver A Enamorarte

Tamaño de fuente: - +

El inicio de todo 3

Llevo casi dos horas pensando en que escribir. La historia de amor de los tortoles a los cuáles entrevistaron habla de cómo se conocieron inesperadamente en su colegio y como instantáneamente se enamoraron, si claro, están más que engañados. Por otra parte, tampoco no me puedo concentrar porque mi jefe no ha quitado la mirada de mi de lo que lleva del día, es como si me estuviera analizando.

- ¡NIÑA! - oigo que me gritan, por alguna razón no puedo tener educación o respecto ante este hombre.

-No me digas niña, ya te dije que me llamo Alice, ¡Escuchaste! ALICE.

-Eso lo sé, hace mucho tiempo- respondió en un susurro casi inaudible – Solo… Quiero saber si por lo menos has escrito cuatro palabras – volvió a decir con el mismo tono severo

-Sí, tengo algo escrito- le extendí el papel.

“Esta joven pareja dice estar muy enamorada, y a pesar de la forma en la que vemos como profesan el amor uno por el otro, nos damos cuenta que no importan las edades que tengamos, los obstáculos que el mundo pueda poner en el camino, siempre podemos decir que el amor vence cualquier barrera o cualquier temor haciéndonos inocentes o sinceros con la persona amada…”

-Eso es lo poco que tengo escrito – hace mucho tiempo no buscaba esos sentimientos en mí. Fue algo difícil.

-Está bien así, solo vamos a publicar eso – por raro que pareciera, ninguno de los dos podía despegar la mirada del otro.

-Pero ¿No es muy poco para un artículo? – pregunte con duda.

-Dije que está bien así.

-Entiendo.

Los días han pasado. Llevo dos semanas trabajando en la editorial, las cosas van bien, pero algo no me cabe todavía en mi pequeña mente. Muchos andan diciendo que el tiempo de “rosa” se está acabando y la verdad no entiendo, todos empiezan a correr y andan detrás de todos como locos, hasta la actitud de mi jefe me está empezando a irritar.

- ¡ALICE ¡- me grito mi jefe – Ve a traerme un café.

- ¿Y por qué yo? No soy tu secretaria – hable de mala gana ¿A este que le pasa?

- ¡Solo has lo que te digo!

-Está bien – cada segundo de mi existencia se gana más mi odio. Estoy a punto de marcharme a la expendedora de café cuando alguien me llama. Creo que es Glen.

-Espérame Alice, iré contigo – miro como mi jefe fija la vista en mi compañero y no entiendo su actitud.

-Claro Glen – me asiente con una sonrisa.



E.D. Umaña

#1080 en Novela romántica
#261 en Chick lit

En el texto hay: amor com

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar