Volver A Enamorarte

Tamaño de fuente: - +

Sentimientos 1

¡Sin querer queriendo!, así de simple, no pensé que admirar mi amor hacia el hombre arrogante traería, pero ahora no sé qué hacer.

Después de ese día, Luka y yo volvimos a la editorial, por insistencia de mi jefe, entramos de la mano y todo el departamento tenía los ojos puestos en nosotros, al no saber cómo reaccionar a tal atención decidí irme a mi departamento y aclarar mis ideas.

Recuerdo lo mucho de sufrir por el amor que tenia o tengo hacia este hombre, un amor de niña inocente, pero pienso que también me enamore de un Luka actual. Un Luka nuevo. Ahora es más directo que en un pasado, siempre mantenía un poco encerrado sus sentimientos así mi persona, pero después de volvernos a ver pasado tanto tiempo creo que lo hizo cambiar de idea, y ser un poco más abierto.

No sé qué pasara sobre esta extraña relación entre nosotros, solo quiero saber que esto afectara en mi trabajo.

Pocos días después de lo que paso entre Luka y yo, me dirijo a mi lugar de trabajo, encontrándome con algo que no esperaba.

- ¿Qué es esto Karla? – miro un hermoso jarrón de vidrio que tiene consigo muchos rosas de color rojo…  Mis flores preferidas

-Respóndeme tu Alice, Luka dejo estas flores en tu escritorio antes de irse a su junta en la editorial de la otra ciudad, ¿Qué está pasando entre ustedes dos?

-Nada Karla, no pasa nada.

-No hagas que me trague ese mal cuento, y mejor lee la nota que esta que está en las flores.

Volteo a ver a las hermosas flores, y noto un pequeño sobre en ellas, la abro y me asombro de su contenido.

 

“Te podría decir que sería un verdadero placer arrinconarte en una pared, besarte mientras poco a poco voy desnudándote con mis manos temblorosas hasta sentir tu cuerpo agitado rosando con el mío. Pero olvídalo, eso sería muy vulgar de mi parte”

Te espero a las ocho, con lo que deje en tu cama.

Atte: Luka

Siento como mis mejillas se torna de un rojo sangre con sus directas palabras, no entiendo como entro en mi departamento, y dejo lo que sea que dejo, pero el simple hecho de que estuvo ahí me mantiene inquieta.

- ¿Que te dijo Luka? – por un momento me olvido de la presencia de Karla

-Nada, la verdad no tiene interés.

-Si lo tiene, de la noche a la mañana te pones roja como un tomate- se dirige hacia a mí con un semblante bastante serio – Dame esa carta Alice Foster, o no me obligues a arrebatártela.

-Te dije que no – con un ágil movimiento mi amiga me arrebata la carta y al leer puedo ver su cara de asombro.

-!Oh por Dios¡– oh sí, yo pensé lo mismo.

La noche llega y consigo que termine las otras laborales, me dirijo a mi departamento a una velocidad que nunca pensé que llegaría a tener mientras caminara, al llegar a mi departamento, voy directo a mi habitación encontrándome en ella una enorme caja de color rosa, al abrirlo me encuentro un hermoso vestido color rojo vino con escote de corazón y unos zapatos de tacón color negro.

Al sacar el vestido noto que otro sobre se encuentra en la caja.

“Al pasar por una tienda y ver este hermoso vestido, no pude dejar de pensar en ti, y que en tu pálida piel se verá terriblemente hermoso, por favor úsalo”

 

Siento como las comisuras de mis labios se levantan formando una sonrisa. No sé qué planea este hombre para la noche de hoy, pero estoy dispuesta a descubrirlo.



E.D. Umaña

#1055 en Novela romántica
#258 en Chick lit

En el texto hay: amor com

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar