Volver A Enamorarte

Tamaño de fuente: - +

Mi odioso, pero guapo compañero 3

- ¿Qué te parece esta idea de dialogo? - llevamos aproximadamente 3 horas en esto. Tratando de montar ideas y no salen, ya son las 11 de la noche y no llevamos casi nada bien montado.

-Descansemos un momento Glen, ¿Qué te parece si vamos por unos cafés de la maquina? – el hombre de ojos color esmeralda afirma a mi pregunta y nos encaminamos a la cafetería.

Al llegar a esta me decido por un café negro y mi compañero uno con leche. Ya a este tiempo de lo poco que queda del día, mi cabello rubio el cual estaba arreglado con un lindo moño este suelto y despeinado, y mi camisa de manga de bonotes está totalmente abierta haciendo ver mi camiseta de tirantes blanca la cual siempre está debajo de mis  blusa de trabajo.

-Te ves linda – al escuchar este comentario de al lado me sobresalto, estaba totalmente en sumida en mis pensamientos.

- ¿Qué?, no como crees, estoy toda desarreglada.                    

-Así es cuando te puedo ver más natural y relajada, siempre estas muy formal con tus pantalones de vestir y faldas – no sé cómo reaccionar a esto.

-Supongo que gracias – al decir esto bajo la mirada, no sé porque con esas simples palabras hace que mi cuerpo entre en un extraño calor.

-No tienes nada que agradecer hermosa.

Al final de la oración el hombre de cabello castaño me toma desprevenida por mis caderas, poniéndome inusualmente nerviosa.

-Glen que… - antes de poder terminar la oración, recibo repentinamente un beso en los labios de su parte. Un beso suave y dulce, al reaccionar a tal acto, enredo mis manos en su sedoso cabello y atrae más mi cuerpo hacia el suyo.

Nunca pensé que el llegara a hacer esto. Estaba segura que a mí me gustaba el, no que el también sintiera lo mismo.

-Karla…

-No digas nada – en ese momento levanto la mirada para poder perderme en mi lugar favorito, sus ojos – Y por favor sígueme besando.

Al decir esto Glen no se niega y obedece a mi petición. De beso en beso llegamos al sofá que está en la sala de estar de la cafetería, ya que no había nadie a esta hora en la editorial no nos importó estar en él. Glen esta de medio lado en el sofá y yo en cambio estoy boca arriba. La verdad me siento intimidada lleva mucho tiempo viéndome.

-Se puede saber que tanto miras - de sus labios escapa una traviesa sonrisa, mientras me acaricia una de mis mejillas.

-Veo tus pequeñas pecas, son muy lindas, cuando te sonrojas se notan mucho más – e instintivamente sentí mi cara arder.

- ¿Por qué lo hiciste?

-No sé cómo responderte. Desde el día de la entrevista me has llama inusualmente la atención, no solo tu forma física, si no también tu personalidad. Eres una hermosa mujer, me encanta lo extrovertida y divertida que eres, siempre que tenemos viajes de trabajo, eres la mejor parte – no sé cómo sentirme, me siento en una nube o en un lugar hermoso, del cual no quiero irme.

- ¿Porque soy lo mejor?

-No es el echo del viaje, porque tú de vuelves el viaje. Siempre que estamos juntos siento miles de emociones seguidas, como cuando me despiertas, aunque es una terrible manera de despertar a alguien, me encanta- lo veo sonreír ante sus propias palabras, logrando lo mismo por mi parte – Me encanta hacerte enojar y que tu atención se centre en mí. Cada vez que viajamos, no es ni el lugar ni el tiempo, pero para mí todo se vuelve perfecto, se vuelve aquel momento especial el cual solo tú y yo solo somos capaces de vivir.

Nunca pensé que aquel hombre de ojos tan hermosos llegara a declararme algo así. Siento que lloraría en cualquier momento, me sentía completamente feliz por sus palabras, me sentía especial, cosa que me mi vida pocas veces ocurría.

- ¿Entonces soy todo eso para ti, la mujer que te gusta y te hace sentir los momentos más únicos y especial de tu vida?

-Eres más que eso, eres la mujer que quiero.

- Y al ser la mujer que quieres, ¿Yo que me vuelvo en tu vida?

-Te vuelves mi novia.

 

 

 



E.D. Umaña

#1250 en Novela romántica
#303 en Chick lit

En el texto hay: amor com

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar