Votos en Diamantes

Tamaño de fuente: - +

Un café


Collin Lemane

Un trabajo más estresada no pude conseguir, pienso mientras preparo el café de mi jefa, el cual es  un café expresó, dos de azúcar tres cuartos de agua caliente, el resto leche fría y asegúrese de saber que el azúcar sea Blanca y fina y la taza debe ser color rojo para cuando ella esté sola, cuando esté con alguien más el color varía depende la persona, como con su prometido, la taza debe ser azul, si es con sus padres debe ser amarilla.

*Esa bruja tiene un problema grave*

Me pregunto cómo terminé trabajando para la mujer más malhumorada de Chicago.

Hace 6 meses

El día en Chicago es soleado, el cual me dice que será un buen día, Habían pasado a dejar a mi niña y luz de mis ojos ha la escuela, su nombre es Natasha, e iba a comprarle un té a mi próxima jefa, ya que quería dar mi mejor impresión, tendría una entrevista de trabajo en la empresa de diamantes Vianco. Sería asistente de la diseñadora de joyas.

Una ves entre al café, me impresionó ver a una mujer tan hermosa y elegante ahy, ignore su presencia y pedí dos tes para llevar. Cuando me di la vuelta, la mujer tropezó conmigo y derrame accidentalmente el café en su traje Blanco.

-Eres idiota?-Dijo la mujer exaltada.

-Perdone señorita, pero usted dio la vuelta rápido- que mujer más vulgar. - Bruja- dije más bajo.

Ella salió, echando rayos, lo cual me pareció un poco gracioso, estaba toda mojada de los cafés que llevaba. Tomé ambos tes y me dispuse a ir a mi nuevo trabajo, el tránsito no era malo, estaría peor, pero por lo que leí el trabajo tendría un ambiente laboral tranquilo, horarios flexibles y servicio médico familiar; eso me ayuda a lo suficiente para ayudar a mis padres, y ni hablar de mi, ya que soy diavetico.

Entre a la empresa y los pisos eran blancos, los sillones en la entrada eran de cuerina negra, el olor me resultaba a la brisa del mar.

Cuando llegue y me registre, era el único para la entrevista y las pocas personas que pasaban se me quedaban viendo muy raro.

La entrevista era a las 9am pero ya eran las 10:00am y no habi señales de vida, creo que será té frío.

Cuando vi que todos estaban yendo en su lugar y alguien entró, me di cuenta que era el jefe, lo que no espere fue que fuera la misma mujer que vi en el café, o mejor dicho a la que le regué el café.

Cuando me vio ella ahy, no sonrió, y me permitió pasar a la oficina.

-Buenos días señorita Blanco-Dije amable a lo que ella no respondió.

-Señorita Klug-Dijo por el interfono-podría traerme el currículo de él hombre sentado en mi sala.

Entró una mujer de piernas largas, y cuerpo pequeño.

-Señorita Klug, traigame un café expresó, dos de azúcar tres cuartos de agua caliente, el resto leche fría y asegúrese de saber que el azúcar sea Blanca y fina-Dijo muy segura, lo cual helaba mi piel-

-Señorita Vianco, me he tomado la libertad de traerle un té- dije de muy buen humor.

-Es muy amable pero no tomo té-dijo levantando la mirada de mi currículo.

*esta mujer nos odia, mejor decirle adiós al puesto*
Dijo esa voz en mi cabeza.

-Señora Blanco, Tengo un poco de experiencia en este campo laboral, hablo tres idiomas y soy muy eficiente en la computadora. - Dije seguro aunque no fuera así.

-Señor Lemane, aquí dice que anteriormente trabajo con el señor Cesar Dempsey... - No resistí a interrumpir, porque trabajar para él, no definía quién soy.

-No quiero ser grosero pero ese hombre era un cerdo, él cual dejó lo poco que le quedaba a su único hijo y que su anterior empresa se haya ido por el Caño, no fue mi culpa.-Dije arto porque en mi anterior entrevista, me  negaron  el trabajo por haber sido su secretario.

-Podría Porfavor cuidar su lenguaje con mi futuro suegro-Dijo haciéndome ver qué lo eche a perder hasta el fondo.

-Lo lamento, no creí...

-Ha trabajado con personas con TOC?

-No, pero eso no estaba en el anuncio.

-Sabe que, esta contratado... Pero dos cosas, no vuelva a regar mi Café, tendrá un muy jugoso salario, y el horario se lo daré en cuanto acabe de saber sus actividades más importantes del día...-Dijo tomando un lápiz y una hoja- Empezemos...

(...)

Y así transcurrió la hora mas larga de mi Puta existencia, no podía creer que hasta me preguntó cuantas veces iba al baño, si estaba casado o si tenia esas "dichosas" fiestas de una noche.

-Entonces, señor Lemane lo espero mañana después de que vaya a dejar a su hija, y espero sea puntual, 8 am, Lea bien lo que le di y puede organizar mañana su oficina.

Sali con el archivo que pesaba más que mi pequeña Natasha, cuando pasaba por el pasillo los trabajadores murmura van cosas, las pocas que  alcance a oír, me dijeron que no tendría vida...

-Ya viste es el nuevo... 
-No le doy ni 5 meses... 
-Saldrá huyendo de aquí...

En el bus, decidí leer un poco de el archivo, decía cuantas veces debía tocar a la puerta y como, como debía tener ordenados los papeles y que corbata usar cada día de la semana.

*En que nos metimos*

Presente

Y así fui contratado, por Vianca Blanco, quien no podía, saber que era desorden, pero eso sí era la mujer con el mejor físico en Chicago, y sus diseños hablan por sí mismos. Sin mencionar que esta comprometida desde hace más de un año.

*Pobre hombre que la aguante por la eternidad*

Vianca Blanco

¿Saben que es el TOC? si no pues explicaré rápidamente es un Trastorno  obsesivo compulsivo son obsesiones la mía es el control y el orden lo cual si no esta bien es mejor desecharlo, mi familia adoptiva, se dio cuenta de mi trastorno, cinco días después que llegue a la cual sería mi nueva casa. Tal vez fue por mi anterior vida o por lo que pase de pequeña, pero la culpa la tienen las personas que me trajieron al mundo mis padres biológicos, la mujer que me dio a luz era adicta y  el hombre que me  engendro era alcohólico y traficante.



Abiloving

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar