Voy A Conquistarte -Saga Amor o Atracción Libro 2

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1

Estaba en casa de mi amigo Sebastián —a quien de cariño suelo llamar Sebas—, celebrando… en realidad no sabíamos lo que celebrábamos ya que acostumbramos a reunirnos utilizando cualquier excusa para hacer fiestas.

Hacía un día que había llegado a Medellín desde Miami, para pasar unos días con mi mamá y mi prima Jesse —sonreí recordando el día que llegó a mi casa.

—Louis, ella es tu prima Jesse —observé a la niña frente a mí, era una adolescente que justo había cumplido los quince años el día anterior; una niña a la que solo la había visto un par de veces, cuando era una bebé. Según mi madre tenía tres años de edad, quizá por eso no me acordaba, aunque la había visto en fotografías.

— Sabes que no soporto a niñas lloronas —le dije a mi madre mientras me preguntaba qué cosas habían sucedido para que tía Jennifer enviara a mi prima a vivir con nosotros.

— Ni yo a jóvenes estúpidos —dijo ella con esa mirada que transmitía odio.

— Escucha bien, mocosa…

— Basta Louis —interrumpió mi madre—, tu prima está indispuesta.

— Por qué está aquí? —dije.

— Eso a ti no te importa —respondió ella.

— Jesse, ven conmigo, necesitas descansar —dijo mi madre y la llevó a la que sería su habitación.

— ¿Por qué sonríes? —preguntó Sebas sacándome de mis pensamientos.

— Estaba recordando a mi prima.

— ¿Cuándo vas a presentármela? —lo miré disgustado.

— Nunca, ella es prácticamente una hermana para mí y siempre la mantendré alejada de tipos como tú —mi amigo sonrió.

— Es una pena, me conformo entonces con ella —tiró de una joven que en ese momento pasaba; una joven de las chicas que habían invitado sus amigos «Digo sus amigos porque no eran los míos, el único amigo que he tenido y que tengo es sebas y no pienso ampliar mis amistades con personas como ellos» ¡Ya tengo suficiente con sebas!

— Suerte —le grité mientras se alejaba.

 

Lejos de Medellín.

— Hija, pregúntale a tus amigos si se quedarán a cenar —dijo mi mamá.

— ¡No! —se apresuró a responder James.

—¿Por qué no?

— Porque ya es tarde —dijo Raphael mirando su reloj—, son las 7:30.

— No se preocupen, sus casas están tan solo a pocos minutos de aquí —comentó mi mamá y yo dejé escapar una carcajada, mis amigos se estaban quedando sin opciones para rechazar la cena de mi mamá.

— Señora Sara, mi mamá preparó algo familiar hoy y…

— No te preocupes Raphael, llamaré a tu madre y ella entenderá; eres como de la familia y aunque Patty y tú ya no seáis novios…

— Mamá —dije interrumpiendo, ella siempre sacaba el tema.

— La verdad señora Sara es que su comida es un asco —todos nos quedamos en silencio. No podía creer que James se hubiera atrevido a decirle «Por cierto James tiene razón, pero no debió decirle eso a mi madre» pensé. Mi mamá nos sorprendió dejando escapar una carcajada.

— Me gusta tu sinceridad James, no entiendo el porqué nadie se atreve a decirme lo mal cocinera que soy.

— Para qué decirte lo que tú sabes, mamá —dije sonriendo.

— Está bien… pediré una pizza —tiró lo que había cocinado.

— ¿Dijiste pizza? —preguntó mi hermano que entraba a la sala en compañía de mi padre.

— Sí, eso dije.

— No quiero consumir pizza, no debiste darle vacaciones a Sophia.

— Ella merece vacaciones, así como nosotros —dijo mi madre.

— ¿Acaso tú y papá cerrarán la editorial en diciembre?

—Es suficiente —dijo mi padre, interrumpiendo así la conversación entre mi madre y hermano, sabiendo que éste último, solo vivía para quejarse—. Hola chicos —saludó a mis amigos.



Hellen

Editado: 14.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar