Voy A Conquistarte -Saga Amor o Atracción Libro 2

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 12

Louis.

Han pasado cinco meses desde que regrese a Miami. Mi mamá decidió pasar las vacaciones conmigo, en casa de mis abuelos. Llegó hace una semana y estoy feliz de tenerla aquí.

— Hijo me gustaría saber lo que planeas hacer cuando termines tus estudios de música  —dijo mi mamá.

— Aun no lo sé. Quizá vuelva a Medellín o quizá me quede aquí por tiempo indefinido.

— Sabes, me gustaría que regresaras a mi lado, pero quiero pedirte un favor y eso implica que te quedes aquí por un tiempo más.

— ¿Qué clase de favor?

— Jennifer y yo queremos que Jesse se venga a vivir aquí por un tiempo.

— ¿Tiene que ver con su ex novio?

— Sí. No quiero a ese joven cerca de ella y tu tía tampoco.

Hablar de Jesse me hizo acordar de cierta mujer de ojos claros. Al principio creí que posiblemente estaba enamorado de ella, pero después de todos estos meses ya no la recuerdo «Mentira, si no estuvieras interesado en ella no la llamaras» me dijo mi subconsciente.

— ¿Por qué no trajiste a mi prima contigo?

— Ya sabes cómo es.

— Salgamos a comer y entonces me dirás que cosas planean mi tía y tú.

Llevé a mi mama a South Beach. Debía aprovechar el momento y disfrutar el tiempo que estuviera de visita.

— Creí que iríamos a comer.

— Aquí podremos hacerlo.

— Hace años que no vengo a este lugar.

— ¿Habías venido antes?

— Recuerdo que tenía diecisiete años cuando visité este lugar por primera vez. Había viajado junto a unas amigas. Fue en esta playa donde conocí a tu padre.

— Y te enamoraste de él.

— No. Tu padre era el hombre más atractivo que había visto, pero bastó verlo rodeado por varias jóvenes para saber la clase de hombre que era.

— ¿Cómo lo aceptaste?

— Bueno, él intentó seducirme, pero yo no le hice caso. Quizá me tomo como un reto.

— Y te conquistó.

— Él era astuto. Yo fui de compras con mis amigas y no sé cómo las convenció para que me dejaran sola en el centro comercial al que fuimos. Él se ofreció a llevarme al hotel en el que estábamos hospedadas y entonces acepté su invitación.

— A mi prima le encantaría escuchar esa historia de amor.

— Lo sé. Iré por algo para tomar. Hace calor aquí.

— No tardes.

Mi mamá se alejó y yo aproveché para mirar alrededor.

— Hola —dijo la mujer que se había acercado.

— Hola preciosa.

— ¿Eres latino?

— Sí, pero mis abuelos son americanos.

— ¿Tienes doble nacionalidad?

— Sí. Me dieron la nacionalidad hace un año.

— ¿Tan fácil?

— No, fue fácil. Tuve que gestionar varios documentos durante tres años, pero cuando pude comprobar que yo nací en florida las cosas se hicieron un poco más sencillas.

— ¿Vives aquí?

— Vivo con mis abuelos.

— Soy Zoey Bouch.

— Tu nombre no es latino.

— Nací en Canadá y a los diez años dejé mi país.

— Interesante. Mi nombre es Louis, es un placer Zoey.

— El placer es mí Louis.

— ¿Quieres sentarte a mi lado?

— Creo que no es necesario —dijo mi mamá. Me había olvidado de ella.

— Mamá, te presento a Zoey, una amiga.

— Mucho gusto joven. Lamento interrumpir, pero mi hijo y yo estamos pasando un día en familia.

— Entiendo. Fue un placer conocerte Louis —dijo al alejarse.

— Me voy por unos segundos y ya estabas en plan de conquista ¿Qué pasó con la amiga de Jesse?

— Ella decidió no darme una oportunidad de explicarme y yo me cansé de andar rogando.



Hellen

Editado: 14.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar