Voy A Conquistarte -Saga Amor o Atracción Libro 2

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 17

Patty.

Estaba feliz porque se había incrementado el número de ventas de periódicos en el día. Salí un poco antes del trabajo y me dirigí hacia mi casa.

Siempre cargaba conmigo las llaves de la casa, estaba en silencio. Lo primero que vi fue el celular de mi hermano en el piso. Lo tomé y sí, había dejado de funcionar. Frances salió de la cocina y me explico la razón del estado de su celular: ‘Su novia le había terminado'

— Te dije que era una zorra… piensa que puedes encontrar una mejor novia —había visto a la chica era una adolescente de diecisiete años, muy inmadura para mi hermano y no lo decía porque Frances fuera alguien maduro, pues él es solo un año menor que yo.

— ¿Hoy no saldrás con mi futuro cuñado? —dijo cambiando de conversación y entendí que no quería hablar del tema.

— Elías es solo un amigo. Ya te lo he dicho mil veces.

— Como digas. Por cierto, tengo una sorpresa para ti.

— No veo ninguna sorpresa aquí.

— Está en tu cama.

— ¿Qué hiciste esta vez Frances?

— ¿Por qué siempre que quiero darte algo piensas lo peor de mí?

— Porque eres mi hermano y te conozco.

— Mejor dirígete a tu cuarto, mira la sorpresa y luego me dices qué piensas.

Me dirigí a mi cuarto y abrí la puerta. Encendí la luz y puedo decir que imaginé muchas cosas excepto que Louis estuviera sobre mi cama y además ¿Durmiendo?

Me acerqué y lo moví, pero estaba claro que no despertaría. Me cambié de ropa y me acosté a su lado. La cama era grande así que establecí un espacio entre ambos. Apagué la luz y me acosté.

Estaba quedándome dormida cuando sentí algo en mi rostro y por algo me refiero a la mano de Louis.

— ¿Qué haces?

— Creí que estabas dormida.

— Pues, creíste mal —suspiré—… ¿Qué haces en mi cama?

— Vine a buscarte y no te encontré, tu hermano me dejó pasar.

— ¿A qué viniste? ¿Y por qué estás sobre mi cama?

— Vine porque quiero hablar contigo.

— Tú y yo no tenemos nada de qué hablar. Levanté de mi cama y vete.

— No me iré —me sujetó por los brazos y se subió encima de mí.

— Suéltame.

— No quiero.

— ¿Estás borracho?

— No.

— Puedo oler el alcohol Louis.

— Solo un par de copas.

— Suéltame —insistí.

— No quiero ¿Qué harás al respecto? —la habitación estaba en total oscuridad y yo sonreí maliciosamente… hice un movimiento, pero fue bloqueado.

— ¡No! —dije molesta.

— Lo siento, pero no puedo permitir que se te vuelva costumbre golpearme en esa parte de mi cuerpo, piensa en que podría afectar nuestra posible futura descendencia.

— El alcohol se te subió a la cabeza. Nunca tendría hijos contigo… ahora quítate de encima.

— ¿Quieres que me ponga debajo? Sabía que eres de las que les gusta tomar el mando.

— Imbécil.

— Pero aun así te sientes atraída por mí.

—  No siento nada por ti Louis, nunca lo he sentido —dije mintiendo descaradamente—… ahora sé lo que es estar enamorada.

— ¿De quién? —oops, parece que alguien se enojó.

— Creo que ya sabes la respuesta.

Sentí sus labios sobre los míos, me besaba de forma áspera y yo me negaba a responder, pero terminé cediendo. Era imposible no caer en la tentación de saborear sus suaves labios que ahora tenían un sabor a alcohol.

— Te he extrañado Patty —susurró en mi oído—, he deseado tus labios desde que te conocí, he soñado con ellos cada noche.

— Cállate, no arruines el momento —dije sobre sus labios y así continuamos basándonos hasta que la temperatura del cuarto empezó a subir… a quién engaño, no era la temperatura del cuarto la que había subido «Patty, es hora de parar esta locura, no puedes acostarte con él cada vez que lo veas» me dije, pero en realidad no quería detenerme y Louis tampoco. Así que efectivamente caí rendida a sus pies una vez más.



Hellen

Editado: 14.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar