Who are you? El lado oscuro del Conde

Tamaño de fuente: - +

Introduccion

 

Beth

Trato de abrir los ojos, pero la luz me ciega, estoy encandilada con tanta claridad, en el fondo escucho la voz de dos hombres, pero no logro comprender lo que dicen, es una lengua que no reconozco, comienzo a asustarme y parpadeo muchas veces hasta que mis ojos se acostumbran a la luz.

Lo primero que veo es el rostro de un hombre mayor, cabello oscuro y corto, un poco regordete y sus cachetes colorados, esta parado a mi derecha, me mira con una expresión que no se definir, ¿está asustado o esta ruborizado? El colorete de su rostro me confunde.

Miro hacia todos lados, mi corazón se acelera y puedo sentir como las palmas de mis manos han comenzado a humedecerse, estoy acostada en una cama, me incorporo rápidamente ¿Qué este este lugar?

Miro mi brazo derecho y me asusto mas cuando veo la aguja que esta clavada en el, pareciera que me suministraban algún tipo de liquido o ¿medicina?.

Esto no puede estar pasando.

Me asusto más y arranco la aguja dolorosamente, gimo del dolor, una gota de sangre corre por mi brazo.

El hombre se acerca rápidamente a mí.

Instintivamente tomo la sabana y trato de cubrirme alejándome hacia atrás.

-No te me acerques! -  Grito fuera de mi.

No se si logra entenderme o no, lo que sé es que me aterra estar aquí.

-Tranquila, todo esta bien. Has tenido un accidente, pero estas bien- levanta las manos tratando de calmarme.

Habla inglés, me calma un poco que hable en mi idioma, trato de controlarme, pero ninguna palabra logra salir de mi boca.

Esto parece un hospital, estoy en un cuarto con paredes blancas y un gran ventanal, me tomo el tiempo para analizar lo que esta a mi alrededor, los muebles se ven muy modernos y esta bastante equipado como para ser un hospital normal.

Confirmo que en efecto es un hospital, cuando veo que el tipo rosadito <Si ya le puse apodo>, tiene puesta una bata blanca con su nombre grabado en ella.

Puedo leer que dice J. Campbell.

Me exalto nuevamente cuando noto que hay otro hombre al que no había visto sentado en una de las butacas de la habitación, el hombre se levanta y camina hacia mí.

Es diferente al otro, es mucho más alto y atlético, va vestido con un suéter negro y pantalón gris, su cabello es rojizo, lo lleva un poco despeinado, su rostro esta cubierto por una espesa barba, aun en medio de tanto cabello resaltan sus ojos claros, son tan claros que desde aquí no puedo saber si son azules o verdes, tiene una mirada escalofriante, como si pudiera desarmar mis pensamientos, no  pronuncia una sola palabra.

Se sitúa junto al otro hombre.

-Tranquila, soy Jacob Campbell, soy doctor. Tuviste un accidente y estuviste inconsciente varios días, es normal que te sientas un poco desubicada- Me dice con voz tranquila el doctor rosadito.

Trago saliva.

- ¿Dónde estoy?

-Estas en el hospital Dunne Memorial en Inverness.

-Inverness… Inverness ¿como en Escocia?? – pregunto con sorpresa.

-Si, Escocia.

Esta vez se acerca a mi y enciende un tipo de lamparita con la cual alumbra mis ojos, me pide que vea de un lado a otro y otra serie de movimientos para examinarme, esta vez no me alejo.

Saca de un mueble que esta a un lado de la cama una gasa y un liquido transparente, comienza a limpiar la herida que me he hecho al sacar la aguja.

Termina de limpiarla, la cubre  con algo similar a una bandita y algodón.

-Puedes decirme tu nombre? Pregunta el doctor.

El otro hombre permanece en silencio de brazos cruzados, observando cada movimiento.

-Mi nombre es…. Yo me llamo…. Yo…- sigo balbuceando, no encuentro que decir, sigo esforzándome por recordar y es como si todo estuviera en blanco.

Comienzo a sentirme abrumada otra vez, ¿cómo es que no sé qué decir? Esto es muy confuso, cierro los ojos rogando que se trate de una pesadilla, pero los abro y sigo ahí.

Maldición. 

-Tómese todo con calma, durara lo que sea necesario para recordar, luego del trauma que sufrió las posibilidades de perdida de memoria eran muy altas, esto puede ser algo pasajero o incluso permanente, eso podremos verlo a lo largo de los días. Su esposo nos informó que usted tuvo accidente en el cual cayo de un bote en movimiento…

Mis oídos prácticamente dejan de escuchar cuando el hombre menciona a mi ¿esposo? Señalando al hombre silencioso que está a su lado.



Sooz86

Editado: 09.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar