Witch Hunters

Tamaño de fuente: - +

Brujas

_ ¡De prisa!_ se escuchaba  desde la planta baja.

_ ¡Ya vamos!...apresúrate Celeste_ la instó desde la puerta Nicole.

_ ¡Lista!

_ ¿Tienen todo?_ pregunto Alma al verlas bajar.

_ ¡Sí!

_Recuerden que no deben...

_Ya lo sabemos, relájate hermana estas muy tensa.

Alma asintió y miro a Kara.

_Kara tu estarás a cargo_ le dijo Alma y  Helena rodó los ojos haciendo muecas.

_ ¡Adiós!_ dijeron Mikami, quien en realidad se llamaba Willow pero preferia que la llamaran Mikami y Karol a coro mientras salían corriendo para alcanzar el autobús.

_ ¡Llegaré tarde ya me voy!

_ ¡Beth no olvides que debes recoger a las gemelas!

_ ¡Sí!_ respondió está saliendo apresurada.

Alma las contó mentalmente y puso las manos en su cintura.

_ ¿Donde están Fany y Thalix?

_No las vi_ respondió Ángel mordiendo una tostada.

Alma subió las escaleras apresurada para ir directamente a la habitación que estas compartían.

_ ¡Yah! ¿Que hacen aún acostadas?_ les gritó.

_ ¡Aish!_ replico Thalix cubriéndose con la manta_ ¡No grites!

_ ¡Levántate perezosa!_ volvió a gritar Alma_ ¡Debes ir por las cosas que hacen falta!

_ ¡Vamos más tarde!_ intervino Estefania a quien todos les decian Fany_ Si Helena no puede transportar allí ¿Para que la prisa?_ se quejó.

_ ¡Nada de eso!_ replicó Alma sacándole las mantas a ambas con enojo_ nada de usar sus poderes. ¡Ya lo saben!

_ ¿Las gemelas ya se fueron?_ preguntó Thalix sentándose en la cama con todo el cabello revuelto.

_Si, también Beth.

_ ¿Porque ella es la única que siempre se va en auto?_ pregunto Fany.

_Porque ella es la única que trabajo duro para reunir el dinero y comprarlo_ le respondió Alma, levantando una mano para hacer que las cortinas se abrieran de par en par.

_Deberías comprarnos uno a nosotras también_ se quejó Thalix.

_Yo no se lo compré, lo hizo ella misma, así que ustedes deberían ganar su propio dinero y así comprar uno.

_ ¿Y de que sirve que tú tengas tanto dinero?_ volvió a quejarse Fany_ eres inmensamente rica y no nos das más que lo necesario_ hizo pucheros.

_Pues todo el dinero que tengo lo gane trabajando y no digas que las tengo como pordioseras porque no es así, les doy todo lo que desean pero hay cosas que no les daré, como un auto por ejemplo, pues deberían poder comprarlo ustedes mismas. ¿Cuántas carreras universitarias tienen?_ preguntó cruzándose de brazos_ ¿Cuatro o más cada una y que hacen? ¡Nada! entonces yo no les daré mi dinero.

Ambas hermanas resoplaron molestas y asintieron.

_Tienen cinco minutos para bajar, deben recoger las cosas todas juntas ya lo saben ¡Apresúrense!

Thalix suspiro y miró hacia fuera.

_Desde que los cazadores andan detrás nuestro pareciera más paranoica que de costumbre.

_Es que tiene razón_ les dijo Ángel entrando en esos momento_ Alma nos a dado techo y comida por siglos, a cuidado de nosotras y nos a protegido, no pueden decir que les hace faltar algo porque no es así. Tu Thalix tienes una casa en Londres ¿Quien la compro para ti?

Thalix bajo la cabeza y susurró.

_Alma...

_Y dime Fany ¿Quién te puso la tienda de ropa en Paris?

_Alma también.

_ ¿Aún tienen algo que reprocharle?_ preguntó Ángel_ tomen su dinero y úsenlo.

Las dos hermanas menores asintieron y se disculparon.

En verdad no creían que fuera obligación de Alma hacer nada de lo que le dijeron antes, solo bromeaban pero Alma estaba tan tensa que todo se lo tomaba a mal.

Cuando al fin las que aún no habían marchado quedaron esperando a las que se retrasaron, Alma las observo y se dijo que no podía haber grupo más diferente en el mundo.

Kara era la típica chica de peinado revuelto, camiseta negra ajustada y cabello rojo fuego, con la mirada intensa y una gran determinación en ella.

Fany y Thalix eran las más coquetas, siempre bien arregladas, muy elegantes y bien peinadas.

Celeste tenia su estilo único en el cuál combinaba diferentes estilos, no era raro verla con faldas cortas y pantalones ajustados debajo, con blusas ajustadas o un abrigo ancho que la cubría casi por completo.

En tanto Nicole era más de Jeans, camisetas, y zapatillas cómodas.

Helena era de las que no se interesaban por la moda realmente, ella solo se ponía lo primero que encontraba sin fijarse si combinaba o no.

Las gemelas eran dos casos especiales.

Mikami era otaku, jamás vestía con ropa normal, cada día era un personaje diferente de algún anime.

Karol en cambio jamás usaba los colores rosa, amarillo o pasteles, pues en verdad los detestaba, ella usaba los tonos oscuros, pues se asociaba más con su manera taciturna de ser.

Beth era una rockera, ella cambiaba de color de cabello cada dos por tres, vestía de negro con tachas, con cosas con calaveras y siempre se maquillaba los ojos de negro fuerte, aunque su manera de ser no era nada en comparación con la forma en que tenia de vestir, Beth en verdad era de muy mal carácter cuando estaba enfadada y pocas veces sonreía o sociabilizaba con nadie.

En tanto Ángel se negaba a abandonar la manera de vestir del siglo anterior y todo lo que usara lo combinaba, era como si viviera entre dos siglos, faldas con vuelos, corsés, tapados largos y maquillaje sutil, ella era todo misterio por donde la mires.

Y bueno, en el final quedaba ella misma.

Alma se sentía un ser libre.

Su manera de vestir dependía de su estado de ánimo.

_Nos vamos_ dijo Kara bostezando_ debemos recoger las cosas antes de medio día.

_Si las hierbas son más frescas durante la mañana_ apoyo Nicole.

_Vayan en la camioneta_ les dijo Alma dándole las lleves a Ángel_ conduce tú.

_Si, nos vemos más tarde entonces.

_Hermanas...

Todas la miraron y ella les sonrío.

_Que la diosa las acompañe, cuiden su espalda.

_ ¡Siempre!_ dijeron al unísono las chicas y salieron.



Laura Bryn

Editado: 29.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar