Witch Hunters

Tamaño de fuente: - +

El ojo de Tempos

Liam  siguió a Ansel por un corredor que le era totalmente desconocido. No era como el que utilizaba Aiden para escapar de la mansión.

Por donde caminaban era más estrecho, oscuro y de cierta manera más aterrador, lleno de telas de araña y otras alimañas que el agradecía no poder ver debido a la oscuridad.

Prácticamente se pego a su amigo pues temía perderse, ya que los pasajes tenían bifurcaciones y diferentes entradas, tal cual si fuera un laberinto.

Este pasaje según iba notando Liam estaba debajo del pasaje que utilizaban siempre, es decir que estaba aún más debajo de la mansión, como en un subsuelo del mismo subsuelo.

De pronto Liam se detuvo y Ansel se vio estampado contra la espalda de su amigo.

_¡Auch!

Liam susurró lo que debería ser una disculpa, estremeciéndose cuando el eco lo transformo en palabras sin sentido repetidas una y otra vez con tono grave y espeluznante. Un frío le recorrió la espalda y todo el se sacudió de manera involuntaria.

_ ¿Dónde estamos?_ pregunto intentando darle a su tono de voz firmeza y aplomo.

_Ya veras_ respondió Ansel y de nuevo el eco altero los nervios de Liam poniéndole la piel de gallina.

Ansel parecía dudar ante lo que eran dos caminos para escoger delante de ellos, luego asintió como si recordara por donde debía ir y comenzó a andar nuevamente con Liam ahora pegado a sus talones.

Se detuvieron al ingresar a un amplio salón.

Ansel saco un encendedor de su bolsillo y encendió una antorcha que estaba colocada en la pared, luego con ella camino hacia lo que a Liam le pareció un círculo en el suelo y acerco la llama a la figura.

De inmediato el fuego tomo camino por el círculo iluminando el lugar, dibujando extrañas y deformes formas en los muros, donde imágenes diferentes estaban plasmadas cual dibujos.

Liam observo los dibujos en las paredes con asombro.

Había una mujer que caminaba bajo una luna redonda en lo que parecía ser un prado acompañada de varias mujeres, más adelante la misma mujer luchaba con un hombre, la luna y otras constelaciones parecían alineadas sobre sus cabezas y a su alrededor ruinas de lo que parecía una ciudad, en otra representación el hombre huía de la mujer que sostenía algo que no supo bien que era, pero le parecía que era un anillo, luego la misma mujer se unía a la luna y las que estaban con ella caían en tierra como adormecidas o quizás ¿Muertas?... En la siguiente representación unos hombres miraban la luna y parecían orarle y de sus pechos sendas llamaradas de un fuego color azul se dirigían hacia el cielo al final la imagen se veía borrosa y no se podía saber a ciencia cierta que era lo que estaba dibujado pues parecía como si en esa única imagen el paso de los años hubiese hecho estragos dejándola inentendible, lo cual le pareció absurdo pues todas las demás estaban intactas.

Liam miro hacia arriba donde debería estar el techo de ese extraño lugar y se dio cuenta de que en su lugar había un inmensa bóveda oscura y profunda donde las constelaciones, las galaxias y los planetas parecían danzar sobre ellos. En el centro del circulo de fuego un atril y sobre el atril un libro.

Ansel salto evitando el fuego, las llamas que lo formaban crepitaron de manera violenta por un instante y luego volvieron a la normalidad, el libro se abrió por si solo y Ansel saco de su abrigo la hoja que había arrancado de la biblioteca poniéndolo sobre el libro, entonces las llamas se alzaron y crecieron hasta más allá de la altura de un hombre.

Liam retrocedió impresionado, el fuego se extendió obligándolo a retroceder hasta casi pegarse al muro detrás de el, donde la mujer caminaba seguida de otras mujeres.

Por instinto de alejo de la imagen y cuando alzo la mirada hacia la mujer que estaba junto a él, esta comenzó a caminar, como si la pared hubiese cobrado vida.

Aterrorizado y al mismo tiempo fascinado Liam vio como la mujer que antes solo era un dibujo en la pared caminaba y las demás chicas la seguían y asentían moviendo la cabeza, noto que la mujer parecía hablar con ellas, miro las siguientes imágenes, donde la mujer luchaba con el hombre y ahora también parecía que hablaban entre si y al observar con atención Liam pudo notar que tanto el hombre como la mujer parecían luchar con magia, la ciudad caía alrededor de los contendientes ante los ojos de un Liam como hipnotizado, el hombre tenia un anillo en la mano y lo colocaba sobre el pecho de mujer y ella abría los ojos como si la hubiese herido, al caer de rodillas la mujer tomaba la mano del hombre y la arrancaba de su brazo, tomaba el objeto en su dedo y ella era elevada hacia el cielo y las demás mujeres que también luchaban de pronto caían al suelo.

Liam pasó a la siguiente representación y vio llegar a los hombres que las miraban tendidas en el suelo cayendo de rodillas y en posición de oración, de ellos se desprendía el fuego que antes solo estaba quieto en la pared y ahora brillaba con fuerza…pero cuando miro la última escena nada paso.

Esta permanecía quieta y aún sin poder definirse bien de que trataba.

Volvió la vista hacia Ansel quien también observaba las imágenes en movimiento que se repetían una y otra vez, como una historia que se contaba sin descanso.

Liam miro el suelo donde las llamas que se alzaron ahora menguaban y bailaban calmadas otra vez descubriendo que se habían extendido hacia otros sectores que antes no estaban con fuego.

Liam y Ansel miraron entonces hacia la bóveda sobre sus cabezas y vieron como junto con las imágenes este también cobraba vida y comenzaba a moverse.

Incapaz de articular una palabra coherente busco con la mirada a su amigo quien también estaba igual de impresionado que él.

Después de un rato todo regreso a la calma, la bóveda sobre ellos se detuvo al igual que las imágenes y el recinto pareció volver a quedarse quieto como al principio.

_ ¿Que es esto?_ replico al fin cuando logro controlar los temblores de su cuerpo y de su voz.



Laura Bryn

Editado: 29.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar