Witch Hunters

Tamaño de fuente: - +

La bruja de la naturaleza

Los 11 emprendieron el camino con destino al siguen objeto que tenían que encontrar, el cual quedaba relativamente más cerca, pues se trataba de un pequeño bosque en el cual, Thalix debía hacer su parte.

A esa altura y debido a los acontecimientos surgidos anteriormente tras la búsqueda de un objeto sagrado, todos se preguntaban que nueva sorpresa les esperaría, ya que siempre perdían a uno del grupo.

Aunque tenía también la esperanza de que al estar todos juntos esto cambiara.

Aiden no lo dijo pero, no estaban solos, él desde la muerte de Ezra podía ver perfectamente a Soraya e incluso la escuchaba también. Ella siempre estaba cerca de él y le daba indicaciones, alguna de las cuales el esperaba no tener que llevar a cabo.

_Es allí..._ señalo Thalix deteniéndose, pues el llamado en su cuerpo le indicaba que habían llagado al lugar correcto.

_Iré contigo_ dijo Aiden al instante_ esta vez no perderemos a nadie_ aseguro pero antes de que alguno pudiera reaccionar, Thalix comenzó a correr hacia el bosque y mientras más velocidad tomaba su cuerpo iba cambiando, hasta que un guepardo veloz fue lo único que vieron perdiéndose en la distancia...

_ ¡Thalix!_ llamaron sus hermanas pero fue en vano, ya la chica se encontraba fuera de su campo de visión.

Gideon pestañeo nervioso, pues no era la primera vez que se enfrentaba a un cambio físico con la bruja, y casi sin pensarlo, corrió tras ella antes de que un muro de tierra se levantara separando al grupo del bosque.

Sorprendidos los demás corrieron hacia ellos pero les fue imposible pasar pues el muro también los repelía cuando lo intentaban.

_ ¡¿Pero que paso?!_ pregunto Azriel terco corriendo para dar un gran salto pretendiendo sortear el muro desde arriba, siendo una vez más lanzado hacia atrás levantando una nube de polvo.

Fany se paro delante de él y le tendió la mano para ayudarlo a ponerse en pie.

_Eso que acabas de ver es el precio que nosotras las hijas de la luna debemos pagar a cambio de la vida de los seres que habitan este mundo, incluyéndote Azriel.

Azriel tomo la mano de la bruja y se puso en pie, mirándola fijamente por unos momentos y luego hacia el muro.

_ ¿Un sacrificio?

_ ¿Que es la vida sin sacrificios?_ pregunto Aiden sentándose como siempre en un rincón a esperar, y junto a el Calev.

*

Thalix corrió transformada en un guepardo hasta llegar al centro del bosque, una vez que llego allí olfateo el aire a su alrededor y dio un salto hacia un lado esquivando una raíz de uno de los arboles que de la nada la ataco, adquiriendo vida propia. Gruño en respuesta y camino, cautelosa hacia un lado, agazapada por si volvían a atacarla, continuo avanzando hacia los costados en zigzag atenta a cualquier cambio mientras intentaba llegar a una roca en la cual estaba un símbolo gravado, el símbolo de la diosa Artemisa.

Thalix salto una vez más quedando justo frente a la roca pero antes de que pudiera hacer algo para liberar el objeto que le tocaba las raíces de los arboles nuevamente cobraron vida para atacarla. La bruja tuvo que esquivar los ataques pero cada vez eran más las raíces y más intenso era el ataque, tanto que varias veces termino desparramada varios metros atrás, sacudiendo la cabeza aturdida por los golpes.

Aun asi se ponía en pie una y otra vez intentando volver junto a la roca con el símbolo, jadeando de cansancio por el esfuerzo y sangrando.

"Debo hacerlo, debo conseguir mi objeto"_ pensaba Thalix poniéndose en pie una vez más, la respiración la sentía pesada asi como el cuerpo. 

Midió la distancia hacia la roca, sopeso las posibilidades de los ataques y tomo distancia, en esa ocasión de hacerlo a como diera lugar pues estaba comenzando a ver doble debido a los golpes y el cansancio que sentía.

Corrió la distancia que tomo para darle a su salto el impulso necesario y salto...parecía que iba a lograrlo cuando con el rabillo del ojo vio que detrás de la roca una gruesa raíz salía directo a ella, tenso la mandíbula y espero el impacto pero antes de que pidiera reaccionar, vio como un cuerpo se cruzaba delante de ella y recibía el golpe en su lugar.

Impactada vio caer el cuerpo de Gideon atravesado por la raíz del árbol a la altura del corazón, volvió a gruñir esta vez con dolor por lo que él hizo para protegerla y se apresuro a liberar el objeto de la roca transformándose en un pesado elefante blanco que aplasto la roca con sus patas dejando al descubierto una diminuta roca en forma de arco plateada y brillosa.

Thalix agradeció al fin haberlo hecho y cayó al suelo totalmente exhausta junto a Gideon, regresando a su forma normal al tiempo que tomaba el objeto y gritaba el nombre de Calev.

_ ¡¡Tómalo ahora!!_ grito abriendo la mano, entonces la roca en forma de arco desapareció y Thalix se arrastro hacia donde Gideon permanecía en el suelo_ ¡grandísimo idiota!_ lo regaño_ ¿por qué hiciste eso?

_Tenia... era mi deber... al fin... lo comprendí... _ balbuceo Gideon mientras tosía y la sangre se agolpaba en su boca.

Thalix lo ayudo colocándolo sobre su regazo mientras buscaba frenética alguna hierba que frenara el sangrado con desesperación.

_ ¡Maldita sea!_ replico angustiada_ aguanta, ni se te acurra dejarme, ¿me escuchas? ¡No lo hagas!

_Debes... irte... no es... seguro aquí...

_ ¡No! No voy a dejarte..._ comenzó a llorar Thalix comprendiendo que si no hacia algo pronto lo perdería_ espérame aquí, iré por algunas hierbas, las vi en el camino...debo parar el sangrado...

_Vete...Thalix... no hay...

Thalix se inclino y beso sus labios rojos de sangre y acaricio su mejilla dejando caer unas lágrimas sobre su rostro.

_Tu me gustas _ le dijo sonriendo _ eres el primer hombre que me gusta y al que se lo digo, solo quería que lo supieras.

_Tu también... me gustas... lo siento...

_ ¡Gideon... lucha por favor!

_Lo... siento...



Laura Bryn

Editado: 29.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar