Witch Hunters

Tamaño de fuente: - +

Epilogo

El tiempo y el destino son dos cosas que pueden cambiarlo todo de manera drástica.

Muchas veces uno piensa que el destino es algo que te toca y que no puedes cambiar. 

Solo unos pocos creen que el destino es obra de los personajes que interpretan la obra que se denomina vida.

Por otro lado el tiempo es algo que no se puede cambiar.

El tiempo pasado es algo que nos persigue y nos recuerda cuales fueron los errores cometidos y el que nos lleva de manera inevitable a pensar: ¿podría haber hecho las cosas de manera diferente?

El tiempo presente es como un suspiro, pasa tan rápido que no te das cuenta cuando se volvió pasado al igual que eso que llamamos futuro.

Entre el presente y el futuro hay una línea tan fina que en ocasiones es imposible ver cuando comienza una y termina la otra, entonces, solo el pasado es algo que permanece tangible entre nosotros.

Mas allá de las posibilidades infinitas y filosóficas sobre el destino y el pasado, hay una verdad certera: cada acción que uno lleva a cabo es la que determina como podría ser nuestro pasado, presente, futuro o nuestro destino en esta vida, por lo tanto, han de tomar serias y grandes decisiones los humanos, mortales, inmortales, dioses y demás para nunca tener que decirnos... ¿podría haber sido diferente si tomaba una decisión distinta?

Cuando Aiden tomo la decisión de dar su vida para salvar la de la diosa... cuando cada joven bruja decidió que era preferible dar su vida en pos de una causa mayor... cuando cada cazador tomo la determinación de dejar el hogar seguro que conocían, para emprender un viaje del que no estaban seguros poder regresar... cuando el dios de tiempo decidió que no podía permitir una sola injusticia mas o cuando Artemisa escucho conmovida el ruego de su salvador... el destino, el pasado, el presente y el futuro de los involucrados cambio por completo, dejando una puerta abierta a nuevos horizontes...

En sus últimos segundos de vida Aiden le rogo a la diosa que sus hermanos y las brujas pudieran volver a tener la oportunidad de vivir, esta vez con una luz de esperanza que las guiara, esperando que esta vez sus vidas fueran más sencillas y satisfactorias.

Le pidió para todos los seres que amaba una nueva oportunidad.

El corazón de la diosa quedo conmovido por el pedido del muchacho que nunca pidió volver a la vida, ni pidió nada para él, sino que solo pensó en quienes habían dado su vida para defender la de cientos de millones de personas que ni siquiera sabían que existían.

Poco después Aiden también moría en brazos de Artemisa, mientras Tempos contemplaba la escena y era participe de cuanto sucedía.

_El dio la vida por salvar la mía_ dijo Artemisa.

_Uno de mis hijos peco contra tu persona y otro te salvo, dejo en tus manos la decisión sobre el destino de los involucrados_ le respondió Tempos.

Artemisa dejo reposar el cuerpo sin vida de Aiden sobre el césped verde y húmedo, mientras veía como Azriel y Ansel lloraban amargamente sobre él.

_Díganme... si ustedes pudieran regresar el tiempo, ¿que es lo que desearían?_ pregunto Artemisa parándose junto a Tempos.

_Helena..._ susurro Ansel_ ella y las brujas que han muerto...

_Y nuestros hermanos caídos en batalla_ apoyo Azriel de rodillas junto al cuerpo de Aiden_ ellos merecen vivir.

_ ¿Incluso si yo a cambio les pidiera su vida?_ pregunto la diosa.

_No importa lo que suceda con nosotros_ dijo Azriel respondiendo antes que Ansel_ no tiene sentido tener una vida en la cual nuestros hermanos ya no estén, he perdido todo en un abrir y cerrar de ojos, he sido quien más se opuso a esta empresa que nos costó tanto, luchando incluso hasta el último momento, rebelándome, pero si ahora me pregunta si daría mi vida porque ellos regresen y puedan vivir, la respuesta es sí, tome mi vida y regrese la vida de mis hermanos.

_ ¿Y si te dijera que puedo darte la vida de tu padre en lugar de todos tus hermanos?_ insistió la diosa. 

Azriel se tenso visiblemente pues si había algo que ansiaba con fuerzas, era poder estar con su padre. Aun asi y sabiendo que  era la decisión correcta, negó con lagrimas de profundo dolor.

_Aun prefiero que mis hermanos vivan.

_Tu..._ dijo Artemisa_ cuando hable sobre concederte un deseo, nombraste a una mujer y a mis hijas pero no a tus hermanos como este muchacho... ¿por qué razón?

_Nosotros pudimos descubrir el engaño, nosotros debimos darnos cuenta de que éramos utilizados, sin embargo ellas... ellas han tenido que ocultarse, han sacrificado sus vidas, han dado mucho mas intentando salvarnos incluso a nosotros del destino que nos esperaba_ explico Ansel_ también deseo con todo mi corazón que mis hermanos vivan pero sé que ellos desearían que esas mujeres que ellos protegieron con sus vidas tuvieran una posibilidad de vivir sin temores y en libertad... además... amo a Helena y si ella vive, yo seré feliz aunque no esté a su lado.

Tempos y Artemisa se miraron entre sí largamente.

_ ¿Con su vida lo desean?

Azriel y Ansel asintieron al mismo tiempo.

_Entonces que asi sea_ respondió Tempos_ tomare sus vidas para que el ciclo acabe aquí.

Ambos jóvenes fueron atravesados por los rayos de la diosa cayendo sobre el cuerpo de su Aiden...

La diosa Artemisa ascendió junto a Tempos al palacio de los cielos mientras en la tierra el tiempo continuaba su curso...

Al morir Soul en el tiempo pasado, también Lady Black Star y Lord Black Hearth desaparecieron por completo, pues nunca hubo un castigo impuesto, nunca hubo un cuerpo que usurpar y el joven niño que poseyó Soul vivió sin tener conocimiento alguno de lo que estuvo destinado para él.

Soraya no conoció a Lord Black, nunca le entrego su corazón y su vida fue conservada.

No hubo nadie que necesitara un hechizo de lazo, Alma no tuvo que reprimir sus sentimientos, ni su corazón y continuo la vida tal cual debió vivirla.



Laura Bryn

Editado: 29.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar