Witchcraft

Tamaño de fuente: - +

Todo se acabó...

----------------------------------28 de marzo del 1460 d. W.W.--------------------------------

Pasé la noche pensando en lo que hice. Una acción torpe. Lo mejor será disculparme con ella, solo necesito encontrar el momento.

Ya todos los demás estamos comiendo y ella aún no sale.

—¿Sabes que paso anoche Lecio? Escuche mucho ruido— pregunta James.

—Eh... solo practicábamos un poco la magia— dice Lecio.

—No creo que deban practicar tan tarde— dice James.

—¿Y Arora en dónde está?— pregunta Lecio.

—Estaba durmiendo cuando salí de la cabaña, tal vez siga dormida— dice Rudol.

—Iré a verla, si despertó puede que tenga hambre— digo y tomo un pescado.

Entro a la cabaña. ahí se encuentra sentada junto a la pared sin decir ni una sola palabra.

—Debes tener hambre, te traje algo para que comas.

Al igual que siempre, se mantiene en silencio, ni siquiera me mira solo mira el suelo.

Me acerco y me siento en el suelo cerca de ella.

—Quiero disculparme por lo de ayer. No debí actuar así, solo me dejé llevar por mis emociones en ese momento. Pero aún mantengo que yo no fui el culpable de lo que pasó ese día, yo, al igual que mucha otra gente, perdí a— digo y mis ojos se ponen llorosos y me da la sensación como si tuviera un nudo en la garganta —perdí todo—

—Puede que tengas razón. Al menos no pareces mentir. Yo también debería disculparme, actué groseramente contigo sin saber por lo que pasaste.

—No podría culparte. Si yo escuchara lo mismo que tú, pensaría de la misma forma.

—A pesar de todo lo que te dije sigues comportándote amablemente conmigo— dice y sonríe ligeramente.

Después de todo, parece que por fin podremos llevarnos bien.

------------------------------------------------Atardecer-----------------------------------------------

Un día agotador haciendo las balsas, y espero que sirvan para navegar, solo podemos utilizar madera algunos otros materiales del barco.

La sensación de que alguien nos observa sigue presente, me da escalofríos.

Miró hacia la profundidad del bosque, noto ligeros movimientos, podrían ser animales salvajes, pero no hemos visto ninguno.

Lecio mira a su alrededor preocupado.

—¿Pasa algo?— dice James.

—Detecte magia desde el bosque.

—Podrían ser magos oscuros— dice Rudol.

Sin mucho tiempo de su conversación, el suelo comienza a sacudirse, cada vez más fuerte. El suelo comienza a levantarse lentamente como un muro.

—¡Esto es magia!— dice Lecio.

—¡¿Cómo pueden hacer eso?! ¡Invocar un hechizo de tal magnitud ocuparía mucho maná!— dice Arora.

—No parece que sea un problema para él— dice Gori.

Un muro muy grande se levanta enfrente de nosotros, tapando casi todo el paso. El movimiento de la tierra hizo que los árboles del bosque se cayeran, al menos un parte.

En los costados del muro se paran magos oscuros, tres a la derecha y 4 a la izquierda; hasta ahora decidieron aparecerse y no parecen nada amistosos.

Todos ellos invocan el hechizo de Astrapí y lo dirigen hacia nosotros.

—¡Qalin Divar!— grita Lecio.

El escudo nos salva del rayo.

—Debemos irnos, yo los cubriré con magia, ustedes corran hacia el costado derecho— dice Lecio.

—¿Podrás solo?— dice Arora.

—Sí, tu protege a los demás en caso que yo no pueda.

Corremos hacia la derecha mientras Lecio nos protege con su magia. Los magos oscuros siguen atacando con el mismo hechizo; me sorprende que no hagan otra cosa.

Casi llegando al costado derecho, Lecio parece estar agotado, pero no puedo hacer nada.

—¡Astrapí!— grita Arora y mata a las tres personas que había en el costado derecho.

Agotados llegamos al costado derecho. Lo que era bosque ahora esta derrumbado.

De los pocos árboles que quedan en ese lugar, salen más magos oscuros.

—No parece que esto vaya a terminar pronto— digo.

—¡Cúbranse con lo que puedan!— grita Lecio.

Nos tiramos al suelo y nos cubrimos con los troncos en el suelo.

Arora se levanta y grita —¡Sentinam!— una bola de fuego sale de su mano muy rápido, al impactar genera una explosión; el fuego comienza a expandirse por los árboles.

A pesar de esa explosión no parece que haya hecho mucho daño, habrán alcanzado a protegerse antes de que impactara el hechizo.

—¡Diátax!— grita un mago oscuro, no se ve que algo haya salido, ¿de qué debió tratarse ese... algo corto el tronco a un lado mío a una gran velocidad ¡¿Qué fue eso?!

—Tengan cuidado, lanza el aire tan fuerte y fino que podría cortarlos, aunque no sirve de mucho tener cuidado si no los ves— dice Lecio.

Sorprendentemente no dio a nadie, o al menos no hizo heridas graves.

Lecio se levanta y dice —¡En nombre de los dioses, los condeno a la muerte y al castigo eterno, que su ira caiga sobre ustedes!— pilares de luz caen sobre ellos y parece hacerles daños, se retuercen de dolor hasta caer muertos.



Oscar Godinez

#3270 en Fantasía
#691 en Magia

En el texto hay: magia, sobrenatural, un mundo nuevo

Editado: 30.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar