Witchcraft

Tamaño de fuente: - +

La Bestia y la Libertad

—Tenemos que bajar, podría ser seguro— digo.

—No hay de otra— dice Arora.

Gori da su aprobación moviendo la cabeza.

Bajamos lentamente las escaleras, está oscuro, pero Arora usa su magia para iluminar; ya saben dónde estamos así que no deberíamos preocuparnos por no usar magia.

Las escaleras terminan, es una cueva con un poco de humedad y estrecha. En el fondo está el cuerpo de un hombre con heridas por su cuerpo, viste como los soldados del rey Lewin.

—¿Será él?— pregunto.

—No parece que la haya pasado muy bien— dice Gori.

—Habrá que revisar su ropa— dice Arora.

—No hay mejor cosa en el mundo que hurtar a un muerto— dice Gori.

—¿Puedes dejar de ser tan bufón por un momento?— dice Arora.

—Pero no estaba bromeando.

Mientras hablan, reviso su ropa. Un collar llama mi atención en su cuello, lo tomo y veo que está sujeto a una pequeña bolsa, abro la pequeña bolsa y encuentro un pedazo de papel doblado.

—Puede que esto sea por lo que venimos.

Me miran y bajan la mirada hasta mi mano donde tengo el papel doblado.

Desdoblo el papel. En el papel se encuentra un escrito, un escrito que no entiendo.

—¿Qué dice?— pregunta Gori.

—No lo sé, no puedo entender nada.

—Déjame ver— me quita el papel de mi mano —¿Qué es esto? ¿Un mensaje oculto?

—Si la información es tan valiosa como dice mi padre, entonces si es un mensaje oculto y por más que lo lean no podrán entenderlo, nuestra misión es recuperar lo, no descifrarlo.

—¿Pero cómo sabemos que este es el verdadero?— pregunto.

—Tendremos que arriesgarnos.

—Deberíamos buscar más, puede que haya más de uno.

Toco el cuerpo tratando de sentir si hay algo entre su ropa, lo muevo de más y accidentalmente cae.

—No solo lo hurtamos, ahora también maltratamos su cuerpo— dice Gori.

Repentinamente, comienza un temblor.

—¿Magia?— pregunto.

—Tal vez... Espera, ¿qué es eso?— dice Arora y su mirada se queda clavada en una marca en el suelo donde estaba el cadaver. Se acerca para verlo mejor —Es un sello.

—¿Un sello?— pregunto,

—Sí, sirven como trampa, activan algo o también sirven para capturar personas o algún otro ser.

—Si activan algo entonces...

—¡Hay que salir de aquí!

Corremos hacia las escaleras. El temblor sigue y las escaleras comienzan a caerse.

Una escalera se rompe enfrente mío, casi caigo, es tenebroso ver el vacío desde aquí. Salto para llegar, después salta Arora y por último va a saltar Gori, salta y cuando llega el pedazo de escalera se rompe, Arora logra sujetarlo, pero su peso le gana y no logra mantenerse, con prisa sujeto su brazo evitando que cayera, pero no creo sopórtalo mucho tiempo.

—Vamos, tienes que subirlo— digo entre dientes.

—Eso intento.

—Sujétala de la espalda y retrocede con ella— dice Gori.

La sujeto con ambos brazos de su espalda y camino hacia atrás, ya casi lo logramos. Gori se sujeta con su otra mano de la escalera para subir, cuando las escaleras llegan hasta su rodilla levanta la pierna y queda hincado en las escaleras. Tratamos de recuperar el aliento.

—Bien... gracias, ahora hay que salir de aquí.

Tensos, seguimos subiendo.

El resplandor del sol ilumina la entrada, cada vez nos acercamos a la luz.

Llegamos, pero el temblor sigue y el techo se despega, corremos hacia afuera.

¡E-es impresionante! Miramos sorprendidos a lo que era una estatua de minotauro, ahora es un minotauro gigante.

—Hoy debe ser mi cumpleaños— dice Gori.

Mide como una casa de cuatro pisos, tiene enredado cadenas que van desde sus brazos a hasta sus hombros, al final de las cadenas hay dos grandes bolas de acero o algún metal que parece perjudicar a su velocidad.

Da un grito bastante fuerte y su mirada se concentra en nosotros. Al mismo tiempo, a lo lejos se puede ver una gran cantidad de humo ¡¿qué demonios está sucediendo?!

—Hay que correr— dice Arora.

—No será posible— dice Gori.

—¿A qué te refieres?

—Mira detrás de ti.

Hay una gran cantidad de magos oscuros, vienen a por nosotros.

—Estamos muertos— dice Gori.

La gran horda de magos está cada vez más cerca, el minotauro mueve su brazo impulsando la gran bola de acero, no parece que las tenga para dificultar su movimiento. La gran bola pasa por encima de nosotros y cae en algunos magos, mueve su brazo para hacerla girar, los magos utilizan magia para detenerla, pero es demasiada pesada y los va aplastando en gran cantidad.

Mueve su brazo hacia atrás, la gran bola comienza a regresar y no por el lugar que quisiera.

—¡Muévanse!— grita Gori.

A metros de chocar contra nosotros saltamos hacia los lados, por suerte logramos esquivarla, pero no siempre tendremos a la suerte de nuestro lado.

Los magos levantan un gran muro de piedra con magia, pero el minotauro vuelve a lanzar la gran bola y destruye el muro sin problemas, ahora su muro comienza a ser su propia tumba.



Oscar Godinez

#3270 en Fantasía
#692 en Magia

En el texto hay: magia, sobrenatural, un mundo nuevo

Editado: 30.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar