Witchcraft

Tamaño de fuente: - +

Se Ha Terminado

[Lecio]

—Ustedes sigan, nosotros nos hacemos cargo de estos— dice James.

Se alejan y su presencia se desvanece entre el oscuro bosque.

Estamos solos contra cuatro magos oscuros.

—Ellos no suelen usar armas, si logran acercarse lo suficiente a ellos tendrán gran ventaja.

—Debemos encontrar la manera de acercarnos— dice James.

—Debes hacer una distracción, Lecio— dice Hemo.

—¡Atad!— lazos de agua emergen del suelo y sujetan a los magos oscuros de sus extremidades.

James y Hemo corren hacia ellos empuñando su espada, los apuñalan rápidamente y caen al suelo, los lazos se deshacen y la sangre de los magos se expande por el suelo.

—Fue más fácil de lo que pensé, y eso no me deja tranquilo— dice James.

—Deberíamos de seguir— dice Hemo.

—No, deberíamos llamar la atención de los magos oscuros para que ellos puedan seguir— digo

—¡¿Qué estás diciendo?! La misión es recuperar el mensaje sin importar que, no creo que ellos puedan conseguirlo— dice James.

—No pierdas la esperanza, he visto en ellos lo que tú no puedes ver. Además, ya es muy tarde para seguirlos.

En la penumbra de la arboleda, yace la silueta de la oscuridad señalándonos, recitando lo que podría ser nuestra muerte inminente.

La silueta oscura se parte, de la penumbra aparecen magos oscuros listos para asesinarnos.

—Son demasiados— dice James.

—No moriré sin luchar, no moriré en manos de la escoria.

—Tienes mucha confianza, Lecio— dice Hemo.

Un mago alza su brazo diciendo —Dronza— grandes picos de roca emergen del suelo hacia nosotros, —Qalin Divar— los picos impactan contra el escudo.

Los magos oscuros nos rodean, no hay mucha oportunidad si solo hay un mago y los demás son espadachines.

—No me quedará mucho maná, pero a ustedes los ayudará— encimo mi mano en sus hombros —Atismocis.

—¿Qué es esto?— pregunta James.

—El hechizo los hace más livianos, ahora son más veloces y ágiles; traten de acabar con la mayor cantidad que puedan.

—Cuenta con nosotros.

A una mayor velocidad, James y Hemo, reparten tajos.

Recupero maná y los ayudo con los ataques que lanzan los magos oscuros.

La muerte abraza cálidamente a cada mago oscuro mientras el pasto se baña de vino desabrido.

Entre todos los muñecos, olvide que la noche aun cantaba. En la penumbra yace la silueta, recitando sus últimas palabras.

El tiempo se acorta, pero aún hay esperanza, —¡Sentinam!— el fuego va alumbrando la oscuridad, pero la silueta ágilmente la esquiva, termina su canto, ¿es el fin?

Se oscurece todo al rededor, nos inmovilizan, la oscuridad nos abraza y nos arrulla; se acerca un sueño del que no sabré si despertare.

--------------------------------------------Horas más tarde-----------------------------------------

La luz llega a mis ojos, no he muerto.

Me da un ligero mareo. Estoy en un cuarto hecho de piedras, la única iluminación es una antorcha y la única salida es una puerta de madera, estoy atado con cadenas a la pared, James y Hemo no están aquí.

—Fuzar— digo, casi susurrando.

Mi cuerpo se agranda y rompe las cadenas, pero también se rompe en algunas partes mis prendas de vestir.

Trato de abrir la puerta de madera despacio, pero está cerrada con llave. «No es un problema» con una mano, haciendo fuerza hacia atrás, logro despegar la puerta.

El hechizo se acaba y regreso a mi forma normal,

Un pasillo solitario es lo que me espera. Cuatro puertas de madera yacen en las paredes y una puerta solitaria en la otra pared «Un calabozo parece ser».

Camino lentamente sin hacer mucho ruido. Me acercó a una de las puertas y procedo a abrirla. De la pared está colgado un hombre moribundo, su rostro me es familiar; me acerco, noto que es James, sonrió ligeramente, es un alivio.

—James, James, despierta— le digo casi susurrando y moviendo su cabeza con mi mano.

Levanta la cabeza, perdido —Eh, ¿Lecio?, si eres tú, pensé que estabas muerto— su voz es débil.

—¿Qué te pasó? ¿Y Hemo?

—Ellos... ellos me llevaron a una especie de sala de tortura para saber el paradero de los demás, pero no me lograron sacar nada y me regresaron aquí, aunque Hemo siguió en la sala de torturas. Caí inconsciente así que no sé dónde podría estar.

—Te liberare e iremos a buscar a Hemo para salir de este sitio— respiro profundo —Fuzar— mi cuerpo vuelve a agrandarse y rompo las cadenas.

—Tenemos que seguir.

—Si... aunque no sé cuánto aguante.

Aun me siento débil, pero James es el más afectado.

La puerta sola en la pared, es la entrada a sala de tortura; entramos a la sala y un horrible escenario nos da la bienvenida. La sangre por la sala tiñe las paredes, uñas desplomadas yacen en el suelo y un cuerpo tétrico toma la atención de la escena.



Oscar Godinez

#3220 en Fantasía
#683 en Magia

En el texto hay: magia, sobrenatural, un mundo nuevo

Editado: 30.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar