X Amor

Tamaño de fuente: - +

Epilogo

 

~Conny~

 

― ¿París? ―Pregunto sorprendida. Jared asiente mientras pasa la toalla por su pelo húmedo, lo cual le da un aspecto salvaje y sexy. De pie junto a la puerta del baño, casi me olvido de lo que acaba de decir, al contemplar su figura.  

―Sí, princesa ―Desvió la mirada de su cuerpo y me concentro en sus ojos. ¡¡Paris!! ― Propongo que pasemos una semana ahí ―Siempre he querido conocerlo, pero… no creo que eso sea posible justo en este momento. Niego acariciando mi notoria barriga― Ya hable con la ginecóloga y me aseguro que no hay riesgos ni para ti, como tampoco para bebé.

―Pero…

―El embarazo es normal, así que no hay problemas con que vueles ―Enarca una ceja y entrecierra los ojos, mirándome interrogante― ¿No quieres? ―Pregunta extrañado. No se trata de eso, sino más bien, del hecho de que París es una posibilidad que he descartado hace bastante tiempo y la verdad, no estoy del todo convencida.  

―No es eso. Pero… ―He leído tanto sobre los nacimientos de bebés en aviones y cosas que ocurren, todo gracias a mi manipulador marido, al que solo le falta comprarme una cama móvil para que no tenga que mover un solo dedo. Pues me trata como si me fuera a romper.

―Aún faltan poco más de dos meses, no hay peligro ―Lo miro pensativa. Supongo que si hubiera riesgos no lo sugeriría. Sonrió ligeramente. Toda mi vida quise conocer Paris y resulta curioso que justo ahora me lo estoy pensando.

― ¿Y la empresa? ¿Y la galería? ―Creo saber las respuestas, pues ahora que ha nombrado vicepresidente a Raúl, dispone de más tiempo libre.

Todo con el fin de que cuando nazca el bebé, pueda quedarse en casa, conmigo, como me lo ha hecho saber hace algunas semanas. Este hombre está loco por nuestro pequeño. A mí me encanta la idea, pero Dafne no esta tan contenta con ella. Por otro lado, la galería tampoco es problema, Mel, la chica de Carver, quien es un verdadero encanto, ha comenzado a trabajar con nosotros, así que mis tareas prácticamente estarían cubiertas. ¿Qué debería decir? ¿Quiero?

―No te preocupes por eso ―Dice restándole importancia con un gesto de mano y acercándose a la cama― Será como una segunda luna de miel, princesa ―Afirma inclinándome sobre el borde de la cama y besando mi nariz.

― ¿Segunda luna de miel? ―Asiente guiñándome el ojo. Sonrió tirando de su cuello― Me encantaría.

―Entonces no se hable más. Este fin de semana nos vamos a Paris ―Declara con rotundidad.

― ¿Ya? ¿Este fin? ―Eso no lo esperaba.

―Por supuesto. Te aseguro que te encantara. Tengo listo todo. Incluido lo de la galería y la empresa. Ya hable con Laisa y Jasón ―Abro la boca sorprendida― No pongas esa cara, amor ―La relación con mis jefes ha regresado a la normalidad. A pesar de que Jasón se negaba a tratarlo, poco a poco ha cedido al ver lo feliz que somos. De nuevo son socios y ahora Jared no deja de aprovecharse de ello. Mi marido no tiene remedio.

―Gracias ―Susurro conmovida.

―No es nada, princesa ―Afirma tomando mi mano y llevándosela a los labios― Es una de las cosas que te debía ¿lo recuerdas? ―Frunzo el ceño y niego rápidamente. No me gusta que crea que me debe algo, ni a mí, ni a nadie.  

―Señor Leiner ―Digo muy seria― Lo único que usted me debe, es un par de besos que no me ha dado esta mañana ―Sonríe como tanto me gusta y me besa. Lo amo.

 

Han pasado casi dos meses desde que Mila murió. Mi barriga ha aumentado bastante su circunferencia, estoy casi en el 7mo mes de embarazo y por ende, los cuidados de Jared se han convertido en algo casi extremista. Me saca de la cama por las mañanas y me baña, me ayuda a vestirme y luego me lleva hasta la cocina.

Laisa y Jasón han comenzado a salir para sorpresa de todos. Son un tanto reservados y sus peleas en la galería no han cambiado en lo más mínimo. Son tan opuestos, pero al mismo tiempo, creo que hacen una linda pareja.

Carver ha encontrado a su chica, Mel. Supongo que fue aquella que menciono Raúl en la fiesta de inauguración su negocio. Un día aparecieron en plena de cena y todos, menos Raúl, nos sorprendimos. Ella es un encanto. Tienen un mes viviendo juntos y por primera vez, he visto a Carver completamente enamorado.

Raúl le ha pedido matrimonio a Dafne. Justo el fin de semana pasado, después de festejar navidad con sus padres, le entrego el anillo de compromiso. Ella parece maravillada y ni que decir de Raúl, quien a pesar de ser un poco serio, con mi amiga no puede ser indiferente.

No he vuelto a saber nada de April, afortunadamente, sé que le han dado varios años de prisión y que una vez que cumpla su condena, será deportaba a Suiza. Eso me deja un poco más tranquila. No deseo que pueda acercarse a mi familia. ¡Mi familia!



Isela Reyes

#379 en Novela romántica
#137 en Joven Adulto

En el texto hay: xdespecho, problemas, amor

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar