Y líbranos del mal

Font size: - +

Capítulo 3: ¿A quién molestamos hoy?

En las noches no lograba dormir bien. Últimamente me atormentaban pesadillas con mi verdadera madre quien murió por culpa de mi estúpido padre, además de vez en cuando me despertaban las risas o ruidos extraños que provenían del jardín. Maldito bicho, yo no sabía qué le causaba tanta gracia. prefería escaparme e irme a tomar con mis amigos, últimamente se estaban metiendo de lleno en eso, no le hallaba mucho motivo pero qué más daba.

—Tienes unas tremendas ojeras —murmuró mi madre mientras desayunaba—, cuidadito con andar viendo cosas indecentes en la televisión.

—¿Qué hablas, oye? —pregunté con tosquedad— No tienes que decirme qué hacer y qué no, ya bastantes problemas tengo.

—Mide tu boca, ¿eh? ¡Tampoco quiero que sigas llegando en la madrugada con aliento a alcohol! ¡Eres un niño!

—¡Tengo dieciséis, casi diecisiete!

Me puse de pie, dejando mi desayuno casi intacto, y me fui a mi habitación. Domingo aburrido, madre molestosa, hermana odiosa, y demonio persiguiéndome.

—Tu energía es como un imán para mí —murmuró el engendro—, me encargaré de hacerla más atrayente…

Salí de mi habitación sin hacerle caso a la cosa esa, había decidido ignorarlo. No sabía porque había tenido que toparme con él. Cerré la puerta de mi casa de golpe, creyendo haberlo dejado dentro, pero el gato negro me siguió en mi caminata por la calle.

—A ver… ¿qué harás hoy? Ya sé…

Se adelantó y lo perdí de vista. Fruncí el ceño tratando de adivinar qué estaría planeando, ahora debía andar con más cuidado. Ignorarlo no parecía funcionar.

Seguí caminando, buscaría otra vez a mi amiga Diane para ver qué hacía. Mis amigos siempre habían dicho que ella y yo debíamos estar juntos pero esa idea la aborrecía, era mi amiga, además no quería relaciones serias por ahora, eran tonterías, las mujeres eran un problema una vez que te metías con ellas. “Ay, voy a comprar ropa, ¿vamos?”, “tomate foto conmigo, haz una mueca, anda, di que sí”, “¿me veo gorda?”. ¡La pregunta del terror! Y lo peor también era que entre ellas se odian.

Si un tipo me caía mal se lo decía, si no me gustó lo que hizo mi madre para el almuerzo también se lo decía, pero ellas no “ay, qué bonita estás, eres tan guapa, amiga, te amooo”, “ay, ay yo te amo más mi bff”, “calla perra, a ti te amo más, eres tan sexy”, “ay no, tú eres más sexy”

Me hallaba sonriendo como loco ahí solo mientras hablaba mal de las mujeres en mi mente. Por un milisegundo se me cruzó por la cabeza que quizá yo no era tan buena persona, quizá por eso el monstruo me perseguía… Naaah

—¡Auxilioooooo! —gritó alguien.

Corrí a ver y me encontré con unos niños jugando a molestar a un perro que se hallaba tras una reja. El grito había sido de uno de ellos mientras se burlaba del animal que ladraba furioso. Era un pitbull, esa especie tan peligrosa y genial, había querido tener uno pero mi madre, como siempre, me arruinó los planes.

—No lo molesten —les reñí—, que si no estuviera tras esa reja ustedes no serían tan valientes.

—Calla, imbécil —contestó uno delos críos.

Quedé a cuadros. Había que ver lo malcriados que eran los niños hoy en día.

—A mí no me vengas a hablar así, enano —le amenacé.

Se empezaron a reír.

—¡Ataquen! —gritó uno y se lanzaron hacía mí.

Se treparon encima y me tumbaron. Eran unos críos salvajes, mal paridos, ¡cómo detestaba a los niños! ¡Yo no sabía qué les veían las mujeres a los pequeños hijos de sus madres!

Me saqué a uno de un puñetazo y pude ver al gato, observando desde un costado. Parecía feliz de la vida, maligno como él solo. Caminó hacia la reja y con la punta de la cola levantó el pestillo de esta, liberando al perro. Me horroricé.

El perro salió disparado hacia nosotros y lo primero que hice fue ponerme de pie arrojando a los niños sin que me importaran. Escuche un grito desgarrador y me estremecí, el perro había agarrado a uno del brazo y lo tenía zarandeando en el suelo.

Agarré una piedra y se la arrojé gritando que lo soltara pero no sirvió ni un poco. El niño chillaba como corneta y salieron su madre y los vecinos, la mujer gritó horrorizada. Agarré otra piedra y me lancé al animal que ya estaba arrancándole carne al niño. Lo golpeé con fuerza en la cabeza pero no se inmutó.



Mhavel N.

#1000 at Fantasy
#502 at Supernatural characters
#245 at Paranormal

Text includes: demonios, angeles, mistisismo

Edited: 03.01.2019

Add to Library


Complain