Y Llegaste Tú

Tamaño de fuente: - +

ESPECIAL 6 AÑOS DESPUÉS

Y con este especial damos por finalizada esta novela. Espero que la hayan disfrutado y que la recuerden por un largo tiempo. Espero que la compartan y la reelean en un tiempo más jajajaja

Se despide, su fiel escritura <3

___________________________________________________________________________________

6 años después.

— ¡Mamá!—exclamo una pequeña niña de cabello negro y ojos azules mientras sostenía un teléfono en sus manos. Pero al ver que nadie acudía a ella, volvió a exclamar.

— ¡Mamá! Es el tío Lucas—grito nuevamente con aquella voz dulce de niña pequeña—, parece tener problemas.

De pronto, desde el umbral de la cocina y con el delantal manchado de crema, apareció Liz con el ceño fruncido mientas acariciaba su pancita de ya ocho meses de embarazo.

— ¿Lucas?—pregunto mientras con pasos lentos se acercaba a la pequeña niña y le acomodaba el pequeño vestido blanco que estaba levantado.

—Me pidió hablar contigo, parecía urgente—informo mientras le tendía el teléfono a su madre.

—Está bien, ve a jugar con papá, yo iré enseguida—dijo Liz mientas colocaba el celular a la altura de su oído.

— ¿Lucas? ¿Qué sucede? ¿Maggie está bien?—quiso saber a pelinegra.

Del otro lado de la línea no respondía nadie, lo cual la preocupo.

— ¿Gabriel? ¿Liz?—Lucas se escuchaba agitado y parecía que le faltaba el aire.

—Soy Liz, ¿Qué sucede?—preguntó la joven alarmada.

—Maggie ha comenzado a tener dolores, ahora vamos al hospital.

— ¡Apura! ¡Acelera ya el maldito auto! —gritaba Maggie.

— ¿Va a nacer?—Liz se emocionó.

—Más vale que lleves tu trasero embarazado al hospital ¡ya!, de lo contrario no te perdonare—chilló Maggie.

Liz abrió sus ojos y reprimió unas carcajadas. Maggie no había cambiado nada. Ella seguía teniendo aquella chispa desde que ambas eran más jóvenes.

—Llevare mi trasero embarazado y el trasero de mi marido al hospital, no te preocupes—respondo Liz con una sonrisa— ¿necesitas algo?—preguntó.

—Necesito que me quiten este dolor. No sé en qué momento deseé quedar embarazada—chillo Maggie del otro lado de la línea—cuando te vi a ti parecía tan fácil, ¡te odio! Por tu culpa ahora estoy retorciéndome como el exorcista en este asiento.

Liz soltó a reír mientras caminaba hacia el despacho de su esposo.

—Yo no te puse un pistola para que te embarazaras—se defendió Liz al momento en que abría unas gruesas puertas que daban acceso al despacho de Gabriel.

Cuando Liz entro, lo primero que vio fue aquellos ojos azules que tanto amaba.

Gabriel no se había percatado de que Liz estaba observando como el trenzaba el lacio y negro cabello de su pequeña hija.

—En el colegio hay un niño que dice que mi cabello es feo—se quejaba la niña—, además se burló de mi nombre. Tan feo es llamarme Zöe, a mí me gusta. Es lindo.

—Gabriel tenía una sonrisa de medio lado mientras trataba de atar la liga.

—Ese niño no sabe lo hermosa que eres. Quizás quiere llamar tu atención—explico mientras los ojos de Gabriel se encontraban con los de su esposa.

—Pero diciendo cosas feas de mí solo lograra que no quiera hablarle, los niños son estúpidos.

—Lo son, por eso debes alejarte de ellos.

Liz escondió una sonrisa mientras que del teléfono se seguían escuchando los improperios que lanzaba Maggie, de los cuales Liz y Lucas eran los protagonistas.

—Deja de ver a tu esposo con cara de babosa, y ven al maldito hospital. Estoy a punto de dar a luz, maldita sea—gritaba Maggie.

—Maggie solicita nuestra presencia en el hospital. Está a punto de venir y matarnos personalmente, incluso estando a horas de que nazca Bruce.

— ¿Bruce va a nacer?—pregunto la niña con emoción reflejada en sus azules ojos.

—Ve por tus cosas, nos iremos en un momento—explico Liz.

Zöe salió corriendo mientras la elaborada trenza que Gabriel confecciono se desarmaba por lo rápido que corría.

Gabriel se levantó de la silla y camino hacia Liz.

Ambos llevan ya seis años de casado y su segunda hija venia en camino.

—Maggie sabia a lo que se enfrentaba cuando decidió tener un hijo—Gabriel alzo la voz para que Maggie desde el otro lado de la línea pueda escucharlo.



Lina Shuls

#746 en Novela romántica
#199 en Chick lit

En el texto hay: romance, amistad, reencuentrosdelavida

Editado: 21.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar