Y me termine volviendo invisible

Tamaño de fuente: - +

01| Blue.

Esta es mi historia. Me dicen Tess pero mi nombre es Tessa, tengo 17 años, soy una chica normal, con una vida normal, mis ojos son de color verdes y mi cabello castaño claro ¿Que más les puedo decir de mi? En fin, les contare como me termine volviendo invisible.

- ¿Tienes amigas Tessa?- La psicóloga solo anotaba todo lo que le decía. No logro entender como mi madre piensa que yendo al psicólogo podré cambiar mi bajo autoestima.

- Si, cuatro- Mentí. Después de todo no quería que una desconocida a la cual solo vi tres veces supiera que mis amigas decidieron distanciarse de mi solo por la estúpida popularidad en el instituto. Bueno tres, una de mis amigas se despidio de mi por telefono mientras estaba a punto de morir por un accidente automovilistico.

- ¿ Puedes decirme sus nombres Tessa?- Al ver que solo jugaba con mi cabello, dejo su anotador en la mesa y se acerco a mi. Vamos Tessa, se que no quieres venir a verme, pero has un esfuerzo- La mire, ni siquiera me importaron sus palabras, mire el reloj, habían pasado treinta minutos desde que llegue acá, volví a mirarla y respondí:

- Bella, Carolina y Valerie. Abril murió- No pude evitar llorar, bueno solo una lágrima rodo por mis mejillas, pero la borre enseguida no quería que nadie viera que soy débil llorando.

Anoto los nombres, me volvió a mirar, iba a preguntarme si tenía novio pero no pudo hacerlo ya que alguien entro al despacho, era un chico. Aproximadamente de 16 o 17 años, rubio de ojos marrones, muy bonito por cierto.

- Disculpe, soy Adam. ¿Es usted la psicóloga Andrea Atlia?

- Si, espere afuera por favor, que estoy con una paciente en estos momentos- El chico asintió con la cabeza, se estaba por retirar cuando sonó el altavoz para anunciar algo: “Psicóloga Andrea Atlia preséntese de inmediato en el segundo piso, puerta número 14, caso 315”. Al oír caso 315, aquella mujer tuvo un escalofrío, debe ser algo inquietante.

- Espérenme acá, no se muevan- Dijo, ambos asentimos con la cabeza. Tú- Señalo a Adam. Toma asiento.

Yo estoy recostada en el diván y Adam se sentó en la silla que estaba en el rincón, ninguno miraba a ninguno.

- ¿Porque estas aquí?- Preguntó sin mirarme.

- Según mi madre tengo problemas de autoestima y tu?- Levantó su vista y me miro.

- No supere la muerte de mi amigo: matt y caí en depresión- Noté que su mirada había cambiado.

- Lo lamento- Lo único que supe decir fue eso.

- Esta bien ¿Crees que tardará la psicóloga?- Adam se paro y fue hacia la ventana, mientras yo seguía recostada boca arriba. Ah, por cierto, matt es mi perro.

- Al ver el escalofrío que tuvo cuando mencionaron el caso 315, si, va a tardar. Pase por eso y no se lo deseo a nadie.

- Bien, soy Adam Keller- Estiro su brazo, para saludarme.

¿Era mi momento de presentarme?

- Soy.... Tessa.... Tessa Copper- Estiré mi brazo y lo salude.

- Un gusto Tessa- Dijo mirandome a los ojos.

- Igualmente Adam.

- Soy Adam Keller en todas las redes, bueno solo uso instagram y facebook. Las demás me aburren.

- Te enviare la solicitud. Aceptala- Le dije. Quede con unas amigas para ir al cine, nos hablamos luego. Le di un beso en la mejilla y salí del despacho.

Este es mi presente. Mi pasado no es agradable aunque contiene momentos bonitos, les contaré para que entiendan porque me termine volviendo invisible.

°°°

Todo comenzó con un nuevo año en el instituto Sweetwatter. Mis amigas y yo empezábamos tercer año, no estaba nerviosa, conocía el lugar y a la mayoría de las personas.

Bienvenidos a un nuevo año en el instituto Sweetwatter alumnos”. Por tres años seguidos, siempre las mismas palabras y del mismo director.

Por fin había llegado al instituto, deje mi coche en el estacionamiento que esta situado justo delante de la entrada, recorrí pasillos y pasillos buscando a mis amigas. Todo iba bien, tenía a mis amigas que conocí en el kinder, me había puesto de novia con Ben; el capitán de fútbol de la instituto, todo iba bien. Hasta que un día lo perdí todo, completamente todo.

Guardaba tranquilamente mis cosas en mi casillero, cuando escuche la voz de mi novio.

- ¿Como estas preciosa?- Se acercó y me dio un beso en los labios.

- Dormí poco pero estoy bien amor ¿Hoy compartimos clases cierto?- Le sonreí.

- Si amor, literatura y bioquímica. Y si no nos movemos ahora, llegaremos tarde mi vida- Nos terminamos yendo hacia al aula agarrados de la mano.

Llegamos al aula y ahí estaba mi ex mejor amiga, Madisson, si que era maldita esa chica.

- Hola bombón- Así le decía ella a mi novio. Parecía falsa con esa sonrisa maldita. Bueno si, es falsa y lo tengo bastante claro eso.

- Hola madisson- Me agradaba que Ben fuera cortante con ella. Era señal de que ya no había nada entre ellos, bueno después de que lo engañara con su mejor amigo ¿Que podría haber entre ellos?

Camine hacia la esquina donde siempre me sentaba y Ben se sentó junto a mi. Faltaban unos veinte minutos para que el profesor Evans llegará, asique aproveche y me senté arriba de mi mesa, tenía puesta una falfa no muy corta, una remera y una campera de jean, todo negro. No había nadie en el aula, Ben aprovechó y se acercó hacia mi, nos empezamos a besar y besar; cada beso era mas ardiente, su mano derecha soltó mi cintura y se empezó a deslizar hacia mi falda, intento meter su mano entre mis piernas, lo cual me incomodo porque yo no hacía ese tipo de cosas.



Bianca Mendes

#8933 en Novela romántica
#1497 en Chick lit

En el texto hay: amistad;amor; traición; celos

Editado: 05.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar