¿y si lo intentamos?

Tamaño de fuente: - +

Sinceridad

Habían pasado unos días desde que sucedió la pequeña crisis de Luke. Solo habíamos hablado una vez luego de eso y fue porque lo llamé para saber cómo se encontraba. Conociendo a Luke sabía que no querría hablar del tema por lo que solo me quede con lo que me dijo esa noche.

"Me pilló volando bajo, el sabrá que está haciendo".

No podía decir que me sentía mejor escuchando eso porque algo me decía que ni siquiera él estaba cien por ciento seguro de lo que decía.

Tome mi celular para jugar el nuevo juego que había descargado pero un mensaje de un número desconocido interrumpió mi entretención. Fruncí el ceño y lo abrí inmediatamente.

"Hola, es Eleanor"

Mi boca se abrió en una gran "o" y rasqué mi nuca nerviosamente. ¿Porque me hablaba? Deje los dedos sobre el teclado táctil sin saber bien que poner.

"Hola, ¿ocurre algo?"

Esperé un par de minutos su respuesta y tuve que leer el mensaje un par de veces para confirmar lo que veía.

Eleanor quería juntarse a conversar.

**

La hora que habíamos acordado se me estaba haciendo eterna, aunque en ese momento me encontraba leyendo una materia de la escuela mi atención estaba pendiente al reloj. Quedaban un par de horas aún.

Me sentía un poco abrumada pues Eleanor no respondió mi mensaje donde le preguntaba el porqué de nuestra cita. Quise comentarle a Sam o a Alice, pero solo me pondrían más nerviosa. Suficiente tenía con lo que mi retorcida mente estaba imaginándose.

¿Y si me quiere decir que me aleje de Luke? No sería difícil pues ya bastante alejados estamos. ¿Y si quiere escuchar de mi propia boca lo que creo que hace tiempo sabe? Mi mente estaba ideando excusas a toda posible increpación hasta que me di cuenta que lo que estaba haciendo era ridículo y totalmente contrario a lo que me había propuesto hacer.

Basta de mentiras. Lo que Eleanor preguntara seria respondido con completa sinceridad. He dicho.

Al momento en que el reloj dio la hora para comenzar a arreglarme, respire hondo y me dirigí a prepararme.

Llegue un par de minutos más atrasada y busque la cabellera castaña de Eleanor, mi estómago se retorcía en nervios y me repetía mentalmente que fuera valiente y que por favor no me temblara la voz.

Mis ojos encontraron lo que estaban buscando. Estaba de espaldas a mí y solo podía ver su coleta alta y el vapor que salía de lo que estuviera tomando. Di una calada de aire y caminé hacia ella.

-Hola.- dije acercándome a la mesa. Mi saludo la sobresalto, pero inmediatamente me dio una sonrisa tímida acomodando detrás de su oreja un mechón de cabello que molestaba su cara.

-Hola Emma.- me senté en la mesa que era para dos y ambas nos miramos un tanto nerviosas.- ¿Quieres pedir algo?.

Calcule cuánto dinero tenía en la billetera y asentí con la cabeza. Eleanor llamo al mesero, este tomo mi orden y en un par de minutos tenía un cappuccino caliente frente a mí.

-Debo decirte que me causo mucha sorpresa esta invitación Eleanor.

La muchacha sonrió.

-Yo también me sorprendí cuando contestaste.

Nos quedamos en silencio un momento. La tensión era notoria, pero en este caso, era ese tipo de tensión que sientes cuando ambas personas saben algo y lo único que hacen es mirarse las caras hasta ver quien lo suelta primero.

Si de algo estaba segura era del tema de porque estábamos acá.

-Luke ha estado mejor.- dijo Eleanor con un tono de voz muy bajo, carraspeo por lo bajo y me miro a los ojos.- Por si querías saberlo.- nuevamente acomodo sus cabellos rebeldes tras la oreja. Algo me decía que eso lo hacía cuando estaba incomoda o nerviosa.

Éramos dos.

-No quiero sonar mal educada o algo pero... ¿Para qué me pediste juntarnos?.- dije ya no aguantando la curiosidad.

Eleanor bajo la mirada y por un momento me sentí mal por ella, se veía desganada y sus intentos de sonreír eran más bien tristes. Durante su pequeño silencio me puse a analizarla, su cabello castaño ahora tenía unas ondas rubias que antes no tenía, su piel de veía reluciente como si cada noche de hiciera una mascarilla con algún ingrediente exótico y mágico, sus labios tenían un leve toque rosado y el verde de sus ojos los hacia brillar de una manera extraña.

Ahí me di cuenta que sus ojos se estaban cristalizando.

-Eleanor en serio, ¿qué es lo que pasa?.- dije con insistencia.

-Luke y yo llevamos unos meses de novios y créeme que todo este tiempo me he dado cuenta lo mucho que me encanta.- dijo en tono suave. Al escuchar sus palabras lance un pequeño suspiro al escuchar las palabras de la chica que ama a la persona que me tiene el alma en un hilo.

A fin de cuentas ambas compartíamos algo similar: nuestro encanto hacia Luke.

La mire y le hice un asentimiento de cabeza para que siguiera hablando. Bajo la mirada y cerró los ojos un momento como si estuviera meditando lo que estaba a punto de hacer.

Me estaba preparando para lo peor.

-¿Hay algo más que amistad entre tú y Luke?.



María Vergara

#1383 en Novela romántica

En el texto hay: amigos, amor, primer amor

Editado: 16.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar