¿y si lo intentamos?

Tamaño de fuente: - +

Cosas que decir

Emma

Llegamos a casa y abrí la puerta de la entrada. Luke se quedó parado afuera con las manos en sus bolsillos y yo mordí mis labios nerviosa. Le hice un gesto con mi mano para que pasara y sus comisuras se elevaron un poco mientras pasaba a mi lado. Se dirigió al sofá y yo me quede parada en el primer escalón de la escalera. Cooky bajo corriendo torpemente las escaleras mientras movía su cola desesperadamente, me agache para acariciarle el lomo hasta que corrió a la nueva persona en el lugar. Luke lo tomo en brazos y Cooky se quedó quieto entre ellos mientras recibía caricias.

-Vamos arriba.- dije cuando dejo al perro en el suelo. Una pisca de duda cubrió mi tono de voz por la confianza repentina que estaba teniendo con Luke teniendo en cuenta que él está con Eleanor. Un peso de culpa se sintió sobre mi pecho, pero... no hay nada de malo en hacerlo en son de amigos ¿no? Además, en este momento mi mente estaba en otra parte.

Subí las escaleras escuchando mis pasos y los de Luke atrás acompañados de los sonidos que hacían las pequeñas patas de mi perro. Me asome a la pieza de Thiago pero no estaba, camine a mi pieza y entramos. Me senté en la orilla de la cama y Luke me imitó.

-¿Me contaras que paso?.- pregunto mirándome con atención cosa que me puso nerviosa.

Carraspeé mi garganta y pose la vista en Cooky quien estaba muy echado mordiendo un juguete de ule.

-Debería sentirme bien.- comencé casi en un murmuro.- Siento que el ciclo ya se cerró, hable con ella, me dijo lo que había pasado... le dije lo que sentía, todo lo que tenía guardado.

Quede en silencio un momento y mi barbilla tembló.

-Cuando le dije adiós... me sentí triste. No sé por qué si nunca la había visto. Supongo que una parte de mi anhelo siempre tenerla a mi lado.

-¿No quedaron en volverse a ver?.

Negué con la cabeza y lo mire a él buscando su mirada gris.

-Creo que no era lo mejor, mi idea no era crear una relación con ella. Aun así quedo algo raro.- dije poniendo la mano en mi pecho.

-Es normal Em, viste a la mujer que te creo un vacío todo este tiempo. Ahora ese vacío necesita tiempo para cerrarse...

-Tiempo al tiempo.- murmure hilando la idea que dio Luke. Talvez tenia razón, debía esperar un tiempo para que todas mis emociones respecto al tema se ordenaran pues las tenía a flor de piel. Lo mire con una pequeña sonrisa en la cara en modo de agradecimiento por estar ahí sin que yo se le hubiese pedido, sino porque el quería. Luke puso su mano sobre la mía sobre mi pierna, miro sus zapatos y sonrió de la manera con la que sonría cuando se ponía nervioso, mi sonrisa se ensancho y note como mi pulso se aceleró. Mi vista bajo a sus labios curvados y maldije la terrible atracción que tenía hacia ellos.

Emma mantente lejos.

Pero como siempre, le hice caso a mi conciencia tanto como le hago caso a las tablas nutricionales del chocolate. No sé en que momento el rostro de Luke estaba a centímetros del mío, mis labios estaban entreabiertos y yo estaba en una nube de embobecían de la que no podía salir. Subí mi mano para ponerla en la mejilla de Luke, estaba un poco áspera por la barba que venía saliendo. La acaricié y me di una cachetada mental por lo que estaba haciendo.

Me levante de la cama rápidamente y camine unos metros lejos de ella, tenía mi mano sobre mi frente y la otra sobre mi cadera. Le daba la espalda a Luke por lo que no sabía como estaba el hasta que sentí como se paró y como camino hacia mí. Cuando puso la mano sobre mi hombro sufrí del efecto piel de gallina, quise darme vuelta y hacer lo que todo mi cuerpo estaba pidiendo a gritos, quería aferrarme a él como si no hubiera un mañana y besarlo como si nuestros labios lo necesitaran para vivir. Pero no lo haría. No me permitiría ser tan débil con la persona que estaba casi prohibida para mí.

-No merece que le estemos haciendo esto.- dije claramente refiriéndome a Eleanor.

Su mano abandono mi hombro y sentí la falta de su contacto. No pude evitar imaginarme como sería tenerlo a mi lado sin culpa y con todo el derecho a sentir su tacto y el sentir el mío.

-Mírame.- dijo en un tono decidido, sin titubear como yo lo hice. Me di la vuelta y quedamos frente a frente.- No sé si es el momento para decirlo pero lo hare.

Mi cara se mantuvo neutral y mi cuerpo espero las palabras que tenía que decir. Por alguna razón espere que dijera algún adiós, que no podía seguir con esto, que prefería a Eleanor o bla bla bla. Tomo aire para hablar, pero el sonido de la puerta de entrada abriéndose nos interrumpió.

Automáticamente toda la preocupación que estaba sintiendo por la situación con Luke se vio reemplazada por una necesidad imperante de correr hacia Thiago y fundirme en sus brazos. Salí de la habitación y baje las escaleras casi de dos en dos, Thiago me observo con la duda con la que me había estado observando los días luego de enterarme de lo que me entere. El no sabía que pasaba por mi mente, no sabía si yo estaba enojada, sentida o algo, pero la verdad es que desde que hable con Adelaide, el amor que tenía hacia mi tío se intensificó. Cuando le mostré la foto a Adelaide por mi mente pasaron algo así como flashbacks de todo lo vivido con Thiago, todos los altos y bajos que teníamos, como cada uno fue aprendiendo a lidiar con el otro, como yo me fui convirtiendo en más que una sobrina y el en más que un tío.



María Vergara

#7211 en Novela romántica

En el texto hay: amigos, amor, primer amor

Editado: 16.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar