¿y si lo intentamos?

Tamaño de fuente: - +

Accidente

Pasamos por la entrada principal del hospital directo a urgencias. Sentí que mi corazón se iba a salir de mi caja torácica con cada paso que dábamos, sin embargo, me seguía repitiendo en la cabeza que talvez no era nada riesgoso. Lástima que mi cuerpo no lo sentía así.

-¿Dónde es?.- le pregunté a Leo jadeante por el paso rápido con el que habíamos llegado. Negó con la cabeza y me tomó la mano para dirigirnos a la primera persona que vimos que trabajaba acá.

-Hola, nos avisaron que una amiga tuvo un accidente...- avisó Leo.- ¿Dónde podemos tener más información?.

El auxiliar de salud nos dio la indicación de ir al otro edificio donde se atendían las urgencias, el problema es que no sabíamos siquiera hace cuanto había sido, si era algo grave o no y si ella había estado sola o no. Caminamos a paso rápido al lugar que nos había indicado el chico y al llegar nos acercamos al mesón que tenía un cartel de "Consultas".

-Hola.- dije jadeante.- ¿Samantha Simons?.

La enfermera tecleo en su computador y me encomendé a todo el universo para que sea lo que sea no estuviera en la zona de paciente critico o algo así. La enfermera se acomodó los lentes para luego fijar su vista en la mía.

-Según el sistema me dice que aún se encuentra en la sala de emergencias.- dice en un tono suave.

Respiré hondo y traté de no ponerme nerviosa.

-¿No tiene información de cómo llegó o algo?.

-Solo información a familiares señorita.

Revolví los ojos y golpeé el mesón con mi mano. Siempre había escuchado esa maldita frase en las películas.

Leo puso su mano en mi espalda y me alejó de la enfermera.

-Pueden dirigirse a la sala y ahí talvez le den más información.

-Gracias.- respondió Leo por mí. Comencé a caminar al lugar que nos indicaron sin estar al pendiente de que mi amigo me siguiera. Solo quería saber que pasaba con mi amiga. Era lo único que pasaba por mi cabeza. Si estaba en la sala de emergencias no era tan solo un rasguño o una lesión.

Al llegar al lugar me sorprendió ver tan pocas personas afuera. Nunca me había encontrado en una situación como esta, de hecho creo que nunca había pisado el hospital por alguna emergencia de este tipo. Mi vista divisó a los padres de Sam y a Alice junto con Ian, me acerqué a ellos y al ver los ojos enrojecidos de mi amiga y la señora Simons, un nudo se alojó en mi garganta.

-¿Como esta? ¿Qué pasó?- pregunté tratando de que mi tono sonara calmado.

-Chocó en el auto con Javier.- dijo Alice parándose. Tenía los ojos hinchados y aún se veían unas cuantas lágrimas en su rostro.- Está en la sala de emergencias, llegó hace media hora. No sabemos más Em.

Su cuerpo se lanzó al mío y yo la abracé mientras evitaba a toda costa que mis lágrimas salieran de mis ojos. Al alejarme de ella, abrace a los padres de Sam a modo de saludo y apoyo. El ambiente estaba cargado de dudas, había una posibilidad que todo fuera un mal susto o que lo que pasara fuera realmente grave. Saludé a Ian con un asentimiento de cabeza y me senté a su lado, Leo me imitó no sin antes saludar y nos quedamos esperando a que alguien saliera a darnos alguna información.

**

Mis piernas no dejaban de moverse de un lado a otro, estaba ansiosa y ya había pasado una hora desde que había llegado. Pasaba mis manos por mi cabello con desesperación de que nadie nos dijera que estaba pasando. Los padres de Javier habían llegado informándonos que afortunadamente había salido con lesiones menores pero que aún se encontraban haciéndole exámenes para descartar cualquier problema interno.

Había avisado a Thiago lo poco y nada que sabía y prometió que estaría por aquí cuando saliera del trabajo. Apoye la cabeza en la pared mientras cerraba los ojos para concentrarme en mi respiración pero el sonido de una puerta abriéndose me hizo sobresaltarme y ponerme atenta a lo que la persona que había salido tenía que decir. Mi estómago se apretó y me acerqué a Alice para tomarle la mano.

-¿Son los familiares de Samantha Simons?.- asentimos con la cabeza y el doctor respiro hondo para hablar.

-Bueno, Samantha en estos momentos se encuentra con una contusión craneal por el golpe que sufrió en el accidente.- comenzó mientras nos miraba a cada uno.- Generalmente en estos casos, las contusiones producen hinchazón en el tejido del cerebro, por esto es que tendremos que someterla a cirugía para ir disminuyendo dicha inflamación.

Todos asentimos con la cabeza y se escucharon los sollozos de la madre de Sam mientras su padre trataba de darle calma con caricias en su brazo. Yo mordía mi labio nerviosa con cada cosa que decía el médico.

-¿Que pasa después de la cirugía?.- preguntó Ian con notable preocupación en su ceño fruncido.

-Se espera que la persona vaya disminuyendo la hinchazón que les mencione, vigilando ciertos rangos de presión y obviamente haciendo exámenes que vayan descartando cualquier otro tipo de lesión o hemorragia interna que pueda gatillarse de forma tardía.



María Vergara

#7165 en Novela romántica

En el texto hay: amigos, amor, primer amor

Editado: 16.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar