Yo oí que...

Tamaño de fuente: - +

8: Cerebro de Pájaro.

Terpsícore.

Estaba caminando por los pasillos de la escuela cuando alguien me jaló del brazo hacia el armario del conserje y yo le di un golpe a ese alguien.

—¡Auch!—Gritó el desconocido.

—Gritas como una niña.

—Tu eres una niña.—Dijo Max. Lo supe porque sus insultos no son los más ingeniosos.—Necesito que me hagas un favor.

—¿Dónde esta el cuerpo?

—¿Qué? Eso no, estúpida. Necesito que le entregues esta nota a Sam.—Me extendió un papel.

—¡Me llamaste estúpida!

—¿Vas a hacerlo o no?

—Esta bien, pero me debes papitas después de esto.—Dije y salí de ahí. Genial, ahora tenía que encontrar a Sam.

Siempre me mandaba de mensajera con sus estúpidas notitas. Era romántico todo el asunto pero me daban ganas de vomitar esos dos.

Esperé hasta que fuera el almuerzo para buscar a Sam y estaba solo en una mesa. Me acerqué.

—Hola Sam.—Le dije amablemente.

—Hola Core.—Me sonrió.—¿Cómo estás?

—Podría estar mejor, pero esa es otra historia. Traigo algo para ti.—Dije sacando la nota de mi mochila.

—Muchas gracias.—La leyó y seguimos hablando de algunas cosas. Luego el se fue.

Supongo que para encontrar a Max.

Estaba comiendo tranquilamente hasta que alguien vino a interrumpir mi burbuja de estabilidad emocional.

—Dicen por ahí que me estas engañando. Vuelves a tus viejas costumbres.

—Tendríamos que ser algo para que te engañara, Alex.

—Buen punto, pero eso no significa que no estes de fácil con todos.

¿Este cerebro de pájaro quería que le diera otra paliza?

No le dije nada, no quería enojarme. Y más que enojarme me había dolido.

—Callas porque sabes que digo la verdad.—Me le quedé observando, ¿Valía la pena pelear con estúpidos? No.

—Vete a joder a alguien más.—Recogí mis cosas y me fui.

Mi ánimo no estaba para defenderme.

Después de un largo día escolar llegue a mi casa y Luke estaba a fuera de la casa de Alex. Me saludo de lejos y decidí acercarme. No sé porque pero sentía la necesidad de aclararle lo de Alex.

El ya creía que había tenido algo con su mejor amigo, no quería que volviera a pasar lo mismo con su otro mejor amigo.

—Hola, Luke.

—Hola, Core.—Me contestó sonriendo.

—Se que no debería de hacerlo pero solo quería decirte que entre Alex y yo no hay nada, se que es tu amigo y no quería que hubiera mal entendidos.

—No te preocupes, yo ya no creo en chismes.—Me dijo y sonrió.

—Oh, bueno. Me alegro por eso.

—¿Quieres ir por un helado?

—Me encantaría... pero hoy no puedo. ¿Mañana te parece bien?

—Si claro esta bien.—Contestó y en ese momento llegó Alex, me dirijo una mal mirada y saludo a Luke.

—Bueno, nos vemos mañana.—Le dije a Luke.

—Si, adiós.—Me iba a dar ya la vuelta pero me dió un beso en la mejilla, yo le sonreí y me marché.

Max.

Estaba esperando a Sam, mi novio desde hace cuatro meses, en nuestro lugar de siempre.

Había organizado un picnic para él. Teníamos que vernos a escondidas ya que ninguno de los dos podía "Salir del Closet".

Mi madre es muy conservadora y mi padre muy estricto, pero nadie escoge a su familia, al menos tenia a Core. Su mamá me ha llegado a considerar como su segundo hijo a pesar de los problemas que haya tenido con mi padre.

Siempre me recibían en su casa y conocían a Sam. Le debía mucho a ellas.

Por el lado de Sam estaba el caso de que practica deportes y el entrenador de la escuela es homofóbico. No entiendo como pasa eso en pleno siglo XXI pero no me podía interponer entre sus sueños.

Ni siquiera mis amigos sabían por miedo a que me juzgaran y dejaran de verme como lo que soy. 

Sam llegó y pasamos una excelente tarde, en serio le quería y si esta era la única manera de estar bien con el, valía la pena la privacidad. Valía la pena ocultarnos del mundo con tal de ser el mundo para el otro.

Alex.

Sé que lo que hice en el almuerzo estuvo mal, muy mal y no debí enojarme por ese tipo de cosas.

Pero es que, ¿Que hacía con ese chico? Yo no lo conozco, creo que estaba en algún deporte. Parecía que se conocían de mucho tiempo.

Ella estaba jugando con mi amigo y quedando con otros chicos.

Si, esa es mi molestia.

Claro por que esos sentimientos no pueden volver a florecer.

Así que si, asunto cerrado.

Pero bueno, trataré de no pensar en ello. Tal vez sería bueno distraerme yendo a ver a mi abuela a la clínica.



Sparkle Guuurl

#533 en Joven Adulto
#546 en Otros
#139 en Humor

En el texto hay: novelajuvenil, romanceadolescente, enemigos

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar