Yo oí que...

Tamaño de fuente: - +

10: Un Paso A La Vez.

Terpsícore.

Era un lunes por la mañana e iba llegando a la escuela, no sé porque pero tenía la impresión de que varias personas me estaban mirando, trate de ignorarlas hasta llegar a mi salón de clases pero cuándo entré todos guardaron silencio.

Tomé mi asiento a lado de Lisa.

—¿Por qué tengo la impresión de que todos nos están mirando?

—¿No te has enterado?

—¿De qué?

—Se supo lo de Charlie y Lily.

—¿Qué? Tengo que ir a su oficina.—Traté de levantarme de mi asiento.

—¡No! Tal vez empeores un poco las cosas.

—No entiendo como es que mamá no me dijo nada de esto.

—Escucha, Core. Tal vez ella no te dijo nada porque haz tenido una buena racha. Nadie de nosotros quiere agobiarte con sus problemas y es que, haz estado muy bien últimamente. No ira, no tristeza, no nada.

Me quedé pensando en lo que dijo, tenía razón.

Habían sido unas semanas muy buenas, incluso mis notas iban subiendo.

—Bueno, esta bien algún día alguien se tenía que enterar. Además, no afecta su trabajo que estén juntos, ¿o si?

—Si y no. El consejo escolar hubiera pasado esto pero otra cosa pasó.

—¿Por qué?

—Encontraron al entrenador teniendo relaciones sexuales con un alumno.—Eso si sonaba grave.

Además ¿no ese idiota era homofóbico?

—¡Pero no es culpa de Charlie!

—El es el director, tiene que estar pendiente de todo y todos.

—Buen punto.

No pudimos seguir hablando porque había llegado el profesor y para la hora del almuerzo todos seguían hablando de lo mismo.

El chisme del año.

—¿Podemos tratar de tener un almuerzo normal?—Lisa me dijo.

Asentí y fuimos a una mesa, Luke y Alex ya estaban ahí esperándonos.

Cuando nos vió llegar Luke se levantó.

—¿Estas bien, Core?

—Si, si estoy bien.—Los tres tomamos asiento.

—¿Ya hablaste con Charlie?—Alex me preguntó.

—Consideramos que no es el momento.—Dijo Lisa y yo asentí con la cabeza.

—¿Cómo? ¿Ustedes dos ya sabían?—Luke de refirió a Alex y Lisa.

Todos nos miramos entre si.

—Soy su vecino, en algún punto me di cuenta.—Respondió Alex.

—Soy su mejor amiga así que...—No había necesidad de más palabras

No sé si Luke se había enojado de que Alex se hubiera enterado antes que él pues teníamos una rara relación.

Estábamos en ese punto donde no sabíamos si seguíamos teniendo sentimientos por el otro, o así es al menos por mi parte.

Pero ese era el menor de mis problemas.

(...)

Al llegar a casa me dirigí a hablar con mamá y Charlie, estaban en la mesa hablando y cuando llegue callaron.

—Toma asiento cariño.—Dijo mamá y lo hice.

—Bien, ¿Qué pasó?

—Renuncié.—Dijo Charlie. Antes de que yo pudiera decir algo el prosiguió.—Hace algunos meses tenía una mejor oportunidad de trabajo, mejor paga y menos horas, no la aceptaba por que tu madre quería que te cuidara y ahora que estas mejor, nosotros mismos divulgamos el rumor de que estamos juntos para yo poder renunciar.

—¿Y qué pasó con lo del entrenador?

—No lo pudieron asociar conmigo ya que había presentado la renuncia antes y ellos ya tenían un suplente, claro nadie sabía quién pero, en un par de días conocerán al nuevo director.

—¿No creen que hubiera sido más fácil decirme esto desde el principio?—Los dos se miraron.—Pero me alegra que todo este bien ahora.

Mi madre estaba feliz, iba a tener una bonita familia. No podía pedir nada más.

Max.

—¡Ya no quiero hacer esto, Max!

—Sabes que es la única manera.—Intenté tomarle la mano.

—¡Claro que no! ¿No crees que porque el entrenador se fue es una señal para estar juntos libremente?—Sam estaba llorando.

—Si lo creo, pero mis padres. Ellos nunca van a entenderme. Y tengo miedo de que me alejen de ti.

—Solo piénsalo ¿si? Yo le diré a mis padres esta noche.—Me dió un beso y se fue.

Tomé mi celular y llame a los chicos, tal vez era hora de sincerarme al menos con ellos, eso podría darme ánimos de hacerlo con mis padres.

Un paso a la vez.

(...)

—¿Para qué querías vernos, Max?—Preguntó Alex. Habíamos quedado en si casa Luke, el y yo.

—Yo... estoy saliendo con alguien.—Empecé muy inseguro. Ellos me miraron sin entender a lo que iba?—Pero hay un problema.

—¿Cuál es el problema?

—Podemos ayudar.—Luke dijo.

—Lo sé pero tengo miedo de decirlo y que no me entiendan, son mis amigos y no quiero que me vean como alguien diferente.



Sparkle Guuurl

#1354 en Joven Adulto
#1868 en Otros
#343 en Humor

En el texto hay: novelajuvenil, romanceadolescente, enemigos

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar