Yo soy lo inadecuado

Tamaño de fuente: - +

8. [+]Visibilización y - odio

Todos tienen formas de alzar la voz.

Algunos se reúnen en miles que caminan por las arterias principales de sus ciudades, vistiéndose de los colores que los representan o en arcoíris y agitando banderas de luchas personales, de apoyo, de alegría y de exigencias por las injusticias. Gritan que existen, que no se van a quedar callados, que van a seguir allí por mucho que a parte del mundo aún le pese y que el derecho a existir no debe ser negado a nadie. Enseñan que es normal y natural ser, sentir, querer y amar hasta que los huesos ardan. Que no hace daño ni se es menos por no formar parte de una norma.

Otros no se reúnen por diferentes causas. No salen a las calles pero escriben y descargan hasta sangrar lo que sienten. Hablan, educan, muestran de otras maneras que ser es algo que nadie puede castigar. Nadie puede vetar y que no importa el odio o la incomprensión, están aquí. Están allí y se hacen oír alzando la voz a veces de manera silenciosa, creando impacto por mundos virtuales y haciendo eco en las almas.

Todos dicen estoy aquí. Todos, de alguna forma, gritan que existen, incluso aquellos que en las letras de diferentes medios, no aparecen. Todos afuera están luchando, haciéndose oír. Marchando, enseñando, escribiendo, creando, exigiendo. Todos van al mismo lado, sin importar el miedo, sin importar la raza, el género o las creencias. El ser no sabe de esas cosas, la vida no entiende de diferencias que realmente no importan. Importa vivir, ser sin estar cuestionando todo a cada segundo y sin temer.

Todos sangran del mismo color al final. Nadie es diferente al resto por vivir como se desea de manera personal. Ni superior. Ni inferior.

Ser lo inadecuado es algo que no existe. Nadie en la vida es inadecuado. No es inadecuado amar a alguien del mismo género o preferir uno en particular. O no sentir atracción romántica o sexual por alguien. Tampoco es inadecuado ser de un género, fluir o ser de ninguno. Vivir no es algo por lo que se tenga que pedir permiso, por mucho que a parte de la sociedad le duela el orgullo aceptarlo y entenderlo.

Por eso todos están aquí, alzando su voz, por ellos, por todos, por los que gritan hasta desgarrarse la garganta, por los que no pueden aún, por los de hoy y los de mañana. Mostrando, visibilizando que están aquí y seguirán estando.

Por eso, sigue alzando tu propia voz. Sigue escribiendo, sigue creando, compartiendo, enseñando y no te rindas. No te dejes vencer por aquellos que dicen tener razón en tacharte de inadecuado. ¡No la tienen! No eres, no serás, ni tú, ni las personas que amas, inadecuados jamás. Sigue adelante, con la cabeza en alto, con orgullo de vivir y aprender a vivir sin miedo. Nunca es tarde para empezar a dominar tu destino. Porque no estás solo. Estamos todos juntos en esto, todos.

Nunca dejes de brillar. Ni permitas que nadie extinga tu luz. Jamás. 



basportales

#200 en Novela contemporánea
#985 en Otros
#88 en No ficción

En el texto hay: familia, lgbt, drama y amor

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar