You and Me

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3:Recuerdos.

                                   Recuerdos.

                                      

                                  #Dania Wunt.

Los recuerdos siempre me llenan de valor para aceptar la realidad o por lo que me arrepiento cada día, no es que tenga recuerdos malos, solo es que siempre hay que aprender a no cometer errores, pero en mi corazón atesoro cada momento triste o feliz.

 

Hay veces en las que sufro por los recuerdos del pasado que hieren y envenenan el alma.

 

Es cierto las personas te hacen cambiar, pero no será su recuerdo el que más duele y te ayuda a cambiar. 

 


Llegue a la casa estacione mi auto en la entrada del garaje, el color azul de nuestra casa tiene un toque sofisticado, también se pueden admirar los grandes vidrios del segundo piso, alrededor de mi balcón se podía admirar una linda enredadera de rosas, ni mencionar el gran jardín que tiene unos pequeños arbustos de rosas blancas y roja. 

 


Ayer nos mudamos a este vecindario, no le he tomado tanta atención, despego la mirada del jardín para presionar el botón que abre el garaje luego de un momento, la puerta se desliza hacia  un lado dándole paso a un garaje ocupado por 2 autos. 

 

 

Conduzco el auto hacia adentro, cuando me estaciono sujeto mi bolso tomo el pasillo que lleva a la puerta que conecta el garaje con y la  casa. 

 

Al lado derecho de la gran puerta de hierro se encuentra el teclado de seguridad introduzco  la contraseña para poder entrar a la casa me dirijo a la habitación para poder tomar un baño, para poder tomar un baño para poder dormir esta noche tranquilamente sin tener recuerdos sobre el  pasado. 

 

Cuando ingresar a la casa puedo mirar que mi tía no ha regresado, seguramente anda echándole una mirada al lugar, subo las escaleras para dirigirme a mi habitación.

 

 Al ingresar el espeso color morado claro, la triste de sus paredes los grandes vidrios justo al lado de mi cama hay una pequeña cómoda de madera justo al lado opuesto de la cama, me dirijo hacia el closet que se  encuentra en una puerta al lado derecho de la cómoda donde saco mi pijama favorito consta de  un pantalón negro con estrellas celestes y una blusa de tirantes color blanca con una estrella con  una rosa en el centro. 

 

Dejo mi bolso y el pijama sobre sobre la cama, me dirijo al baño que se encuentra justo a la par del closet, donde giro la llave para habrá para que se llene la bañera busco entre mis aceites favoritos miro el de vainilla lo sujeto y lo vierto sobre el agua, miró como la  bañera se encuentra en el límite así que coloco el aceite donde se encontraba y cierro la llave de la bañera. 

 

Encendió mi equipo, conectó mi teléfono por Bluetooth escojo una canción aleatoria  luego de dejar mi teléfono a su lado, me introduzco en la bañera, cierros los ojos para relajarme y  olvidarme de todo. 

 

Cuando empieza sonar Dusk Till Dawn-Sia, las lágrimas no tardan en salir, revelan por mi rostro, todavía recuerdo la vez que me traicionaste, me cambiaste, la persona que creí que nunca me cambiaria, todavía no creo que seas una persona que se venda por dinero, por poder, nunca pensé que fueras tan interesado, al parecer me confundí, estaba tan enamorada, tan ciega, fui completamente una tonta, no mire que solo estabas conmigo por interés. 

 

 

 

Me rendí ya no creo en el amor, por qué puedes salir herido cuando menos te lo esperas por las personas que más  quieres son las que más te pueden herir he prometí que no volvería a dejar que nadie me volviera a enamorar, no me venderé tan rápido no quiero volver a ser el juego de nadie.

 

Todavía recuerdo esa tarde de Julio, la tarde donde el cielo se encontraba gris, llovía con tanta intensidad, que podías sentir la tristeza, esa tarde me resguardé en la cafetería” Back Coffee”.

 

Donde solíamos encontrarnos todos los días para conversar sobre cosas sin ningún sentido, reírnos  y despedirnos con un beso cada tarde, donde jamás pensé que iba a llorar por alguien. 

 

Sus paredes de color morado claro, reflejaban la elegancia del lugar en el cual estaba decorado con unas rosas de color rojo intenso, y el color amarillo que le había tomado tanto aprecio tenía toques de maderada que la hacían ver sofisticada y rustico. 

 

Ese día pedí un café como de costumbre, cuando de pronto, por la puerta había ingresado el amor de mi vida o por lo menos  eso creía mi yo del pasado, apareciste tú buscándome con la mirada por todo el lugar, hasta que  disté conmigo, caminaste hacia mí, te sentaste, con una mirada fría e indiferente nunca te había  mirado tan indiferente, me dijiste que querías decirme algo. 

 

Lo que nunca espere es que de tu boca salieran dagas que dañaran mi corazón, cuando pronunciaste la palabra. Cuándo pronunciaste por fin unas palabras luego del largo rato de silencio. 


–Tenemos que hablar-algo no andaba bien, pero yo te apoyaría apresar de todas las circunstancias porque yo siempre iba a estar para ti o eso pensaba. 



Halsey L.

#4181 en Otros
#649 en Humor
#6685 en Novela romántica

En el texto hay: suspenso, recuerdos del pasado dolorosos, drama amor

Editado: 18.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar