Z

Tamaño de fuente: - +

Algo anda suelto

-Altamirano! Me mandaste a llamar, ¿No? ¿Que querías?

-Ahhh Sant! En su última exploración o búsqueda de Jeremías, John, que actualmente está en su cama reposando, pudo ver a unas 15 cuadras hacia el Este varios cadáveres zombies. Estos no fueron atravesados por balas o armas cuerpo a cuerpo, todos estaban destruidos y colgados en su mayoría.

-¿Que mierda es eso?-Se unió John.

-No lo se...-Dijo Altamirano mirando hacia abajo.

-Sea lo que sea, debemos ir e intentar encontrarlo, con que sea verlo para identificar qué es y qué tan extraño es.

-Me parece bien! Sant, quiero que vayas por las cercanías de esa zona con dos personas que elijas.

-John, me acompañas?-Pregunte.

-Okey...-Dijo el Galés.

-También quiero que me acompañe Edward.

-Me parece bien... Si encuentran a alguien tráiganlo y si su vida peligra corran hacia acá que tenemos las metralletas.

-Bien.-Dije yéndome de la sala.

Bajamos los 3, John, yo y Edward. Nos dirigimos hacia un futuro que no sabíamos que iba a pasar, ¿Que era eso que practicaba canibalismo?

John nos guió hacia donde él vio la ''escena del crimen''. Cuando llegamos, no dude en retroceder unos pasos, los cortes parecían garras pero estaban colgados y algunos incluso, mordidos.

No era normal el panorama y por eso decidimos subir a los techos de unas casas de dos pisos. A lo lejos logramos ver algo con unos binoculares; Una criatura negra, con una joroba mínima, de pronto se detuvo y su cabeza roto 360º sobre si. El nos estaba viendo y nosotros a él. Sus ojos, grises, tan grises que te hacían perder en ellos. Mientras eso se dirigía hacia nosotros con saltos bastantes largos y más altos de los normal, nosotros tomamos conciencia de lo que pasaba y corrimos hacia adentro de una de las casas. El monstruo estiró una parte de su rodilla, un lazo oscuro, le atravesó la pierna a Edward, el cual cayó al suelo y lo tuvimos que ayudar a entrar a la casa. Tapamos todo y nos escondimos en los placares y debajo de la cama. Cuando eso salió de la casa, vimos por la ventana un pequeño grupo de zombies que el destrozo fácilmente. Un golpe, dos agarres, un empujón, dos mordidas y uno de esos estirones de esa piel con aspecto derretida. Más zombies llegaban y la bestia se alejó, no sabíamos si no era rival para tantos o simplemente necesitaba comer algo que no esté podrido. Caminamos por la calle y esa bestia seguía cerca, vimos como un zombie chocó contra un basurero y nos escondimos en el abollado tras el tiro. Vimos a lo lejos como el monstruo hablaba consigo mismo y se golpeaba. Tras un rugido intenso se decidió ir, igual que nosotros. Entramos a unos callejones y charlamos sobre que hacer. Entre los callejones caminamos un poco con Ed entre brazos, no teníamos nada para curarlo y tuvimos que entrar a un galpón por la horda que se aproximaba a nosotros. Nuestras oportunidades, mínimas y al menos que hiciéramos algo, no podríamos salir de ese lugar...



Black Memories

#302 en Ciencia ficción
#1750 en Otros
#242 en Acción

En el texto hay: zombies, zombies y infecciones, zombies en argentina

Editado: 03.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar