Z

Tamaño de fuente: - +

Tumultus

-Ey, Vos sos Sant? Me-La chica fue interrumpida por Altamirano, quien les dio la bienvenida con un aplauso lento.

-Ay Sant, Sant, Sant, Sant. No trajiste al monstruo pero si a una muchachita.-Dijo Altamirano mirándola.-Quiero que después subas a darme el informe.-Dijo mientras iba a subir las escaleras.

-Bueno Sant, supongo que Zoe está cansada. Vamos a darle el cuarto 1-Dijo el inglés mirando hacia las escaleras.

-Eh?! El de...-Exclamo Marta con un progresivo silencio.

-Si, el de Ed. Ya no esta, hay que ocupar el lugar...-Dije mirando hacia la chica.

Subimos todos las escaleras, la chica se dirigió a su habitación, John a la suya, Marta fue a comer y yo fui a mi pieza. Al abrir la puerta, mi sorpresa por encontrar a alguien fue bastante grande.

-Ay, Sant! Ya volviste. ¿Como fueron las cosas ahí afuera?-Preguntó Idit.

-Bastante bien, Idit, no que no podíamos entrar a otras habitaciones sin permiso?-Dije sacándome la campera.

-Eh? Es que no te gusta que esté acá? No puedo? No me dejas?-Preguntó caminando hacia la derecha.

-No es eso, pero necesito descansar-Dije tranquilo.

-Entonces? Desde que llegaste, siempre me pareciste un tanto atractivo...-Dijo caminando a la izquierda.

-Ya basta de bromas Idit, anda a lo que queres-Dije viéndola fijamente.

-Bueno Sant, solo vengo a que me ayudes.-Dijo caminando hacia el centro.

-A que?-Pregunte.

-No se si notaste, pero no tengo una habitación propia. El retrograda de Altamirano piensa que por ser su ''Protegida'', no tengo derecho a una habitación propia, un tanto ''Tóxico''. El me acosa y no me deja salir a expediciones, me gustaría que lo confrontes y me ayudes a que me de mi propia habitación. ¿Lo harías?-Preguntó acercándose.

Cuando me di cuenta, todos sus pasos habían hecho que Idit este frente a mi. Acercó su cara y me beso, yo por instinto continué el beso, pero a los segundos tome conciencia. La aparte de mi.

-No Idit, no te voy a ayudar. Perdón pero no lo voy a hacer-Dije mientras abría la puerta.

-Okey Sant. Te entiendo, te hace falta huevos-Dijo cerrando la puerta.

Me preparé y fui hacia la habitación de Altamirano.

-Mi querido Sant, por fin llegas, tarde como siempre pero llegaste.-Dijo Altamirano levantando una ceja.

-Si, lo siento, me retrase un poco.-Dije apuntando hacia atrás.

-Dime Sant, que sabes del monstruo.

-'El monstruo' se llama Dark y parece un humano normal. Un poquito más alto, con ojos blancos, sin nariz y cubierto por algo viscoso pero duro de color negro. Su voz es grave y parece que no totalmente cuerdo.

-Mi querido Sant, entonces hay que darle caza. No interesa si no es un zombie, mato a ese inútil de Edward, lo hace igual que un zombie o peor, un humano.

-Pero, Altamirano, mató a una pequeña horda de un solo movimiento y desde lejos, no algo que yo enfrentaría.

-Callate Sant, tomaremos la decisión luego.

-Es obvio que ni nos vas a preguntar, nos vas a matar-Pensé-Ah la chica, se llama Zoe y tiene 15 años. Estaba secuestrada por unos hombres en el callejón donde la encontramos.-Dije.

-Muy bien Sant, vete.

-Muy bien, me voy a descansar-Dije abriendo la puerta.

-Ah Sant! Jeremías necesita que vayas a verlo mañana, y luego de que lo veas, ven a aquí de inmediato.

-Okey-Me retire cerrando la puerta.

Dormí, en mis sueños, podía ver a Luciana. Era un día normal, de repente, como paso en esta pesadilla que llamamos realidad, todo se fue al carajo. Su cara, era hermosa. Dejarla ir, sonaba difícil o imposible, la amaba mucho y tuvo que irse.

En un momento, me despierto y voy hacia la habitación de al lado a visitar a la nueva.

Tok Tok, se abre la puerta.

-Hola? Eh SANT!-Se sonroja y corre hacia su pieza.

-Hola? Zoe, que pasa?-Entre.

-No te enseñaron modales acaso?! Estoy en pijama, mira hacia atrás mientras me cambio!

-Okey. Mientras, como estas? Tipo, supongo que mejor porque descansaste. Abajo Idit suele hacer la comida.

-Eh, oh si, estoy mejor *ehg*, la verdad que el cambio me hizo bien.-Dijo poniéndose la remera.-Listo.

-Okey, igual ya me voy.-Dije cerrando la puerta.

A continuación me dirigí hacia la pieza de Jeremías el cual se supone estaba con Marco.

-Sant, por fin llegas.

-Si Marco, llegue. Ahora si Jere, que querías?

-Quiero que pasado mañana vengas a la sala de acá al lado, con Marco vamos a hacer una sala para hacer cosas, etcétera.

-Ya... Te entiendo, me parece una buena propuesta. Acepto-Dije.

-Ah y Sant, toma este papel, abrilo en un futuro-Dijo dándome un papelito.

Luego como Altamirano me había dicho, fui a su habitación.

-Buen día Altamirano.-Dije sonriendo.

-Si si si, bueno, ahora a lo que viniste. Necesito que vos, la nueva y John vayan a la granjita de acá al lado

-Porque nosotros? Y qué es lo que queres? Los suministros por ahora bastan.

-John sabe el ''por que'' de ir allí, pero por el momento simplemente dejémoslo en buscar agua y comida por si las moscas. Cuando tengan las provisiones vayan al ''Garaje'', John nuevamente sabe donde queda esto. Luego vuelvan y vengan los 3. Adiós mi querido Sant.



Black Memories

#290 en Ciencia ficción
#1687 en Otros
#234 en Acción

En el texto hay: zombies, zombies y infecciones, zombies en argentina

Editado: 03.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar