Zafiro

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXXVIII

¿Confundido? No lo creo.

—¿Viste como te comen con la mirada?. —una sonrisa pícara adorna su cara mientras lo dice. —Si las miradas pudieran hablar, hace rato, amiga mía, todos estuvieran con la boca más allá del suelo.

Miro en la dirección que sus ojos chispeantes y llenos de emoción se dirigen, y, efectivamente, tengo dos miradas postradas en mi. Trago en seco. Una de ellas es como la mañana en tiempo de verano; brillante, cálida, suave y refrescante. Sus días soleados son más largos y sus noches calurosas son cortas. La otra, en cambio, es como la noche en tiempo de invierno; oscura, fría, peligrosa y atrayente. Sus días son cortos, pero sus noches... sus noches son placenteramente largas.

Dos estaciones diferentes.

Dos miradas diferentes.

Dos personas diferentes.

Dos sensaciones... diferentes, pero iguales de intensas.

—Oh, oh, oh...No, no, no.

—¿Qué?.—pregunto.

—¿Cómo qué, qué?— me observa y siento que puede ver todo mi interior con aquella mirada.

—Oh...No, no, no.—digo apresuradamente al darme cuenta de lo que piensa.

—¿Qué?.— se hace la ofendida después de que casi me atraviesa con la mirada. —Yo no dije nada.

—Pero lo pensaste. —la acuso apresuradamente.

—Me declaro culpable. —dice sin la más mínima vergüenza. —Pero es que ya, para este punto, es muy notorio.

—¿Quééé...?

—Cuando esos dos, —señala con la mirada hacia Adam y Christopher. — Están juntos el ambiente es algo tenso. Para este punto, ellos ya no disimulan la incomodidad que sienten a estar en el mismo lugar. Y hablando de eso, ¿qué hace el jefe aquí?.

La miro, porque es lo único que puedo hacer ya que respuesta a ello no tengo.

Independiente de quien en realidad él sea, para lo ojos de los aquí presente, él no es Adam Astor, no. Él es Serguéi Rajmáninov, uno de los inversionista mayoritarios como accionista de la compañía Baermann, y por tanto, tiene todo el derecho de hacer acto de presencia, aunque la misma, no fue requerida. Pero como todo es a su manera y él no conoce la palabra invitación, apareció 10 minutos después de se diera inicio a la exhibición. Las miradas fueron directas hacia él, y es que es un hombre que difícilmente pase desapercibido, no cuando tiene esta actitud que capta la atención al instante.

Él, junto aquella vestimenta despreocupada pero con un toque de sofisticación, logro que mi boca se secara, que mi piel lo ansiara y que mi mente recordara. Al mismo tiempo, también logro, cierto malestar en mi interior, esa clase de...¿sentimiento? Bueno, fuese lo que fuese, me hacen rabiar y es por eso que aparte mi mirada y me concentré en lo que tenía al frente.

Nuevamente esta noche mi nombre y mi cargo se pone en juego con esta nueva colección, pero por la percepción que veo, creo que nuevamente les he dejado a todos y todas más que claro que Diego Baermann tomo la mejor decisión al dejarme a mí a cargo de todas sus propiedades, incluyendo las empresas Baermann como los trapos sucios a los que me he tenido que someter. —y eso, que aun falta.— No ha sido fácil. Ellos, precisamente los inversionistas, desde un principio no me la pusieron fácil y a sol de hoy, todavía algunos se mantiene sus reservas, a pesar de que le demuestro lo contrario a sus pronósticos sin fundamentos.

El lanzamiento se está llevando a cabo en el Kalkscheune y no pudo haber sido mejor acierto para llevar este evento a cabo. Las ideas propuesta para la decoración quedaron tal cual el equipo de diseño y yo habíamos idealizado antes. Si duda alguna lo principal que buscábamos era el toque original y su propio protagónico, las comparaciones las van haber siempre, eso no lo podemos evitar, pero ese trabajo se lo vamos a poner bien difícil a los críticos, ya que esta nueva colección, sin duda alguna, es diferente y original. Lo único igual son las personas, eso es lo único que van a poder criticar, y claro está, lo que se inventen en el camino.

Andrea y yo caminamos mientras observamos algunos de los diseños, dos de ellos modificados para las manos de Christopher y se lo hago saber a lo que su sorpresa es notoria ya que es un collar atractivo y delicado para cualquier tipo de garganta femenina.

Las paredes están impregnadas en un tono gris grey y en ellas descansan, como si fueran obras de artes del mismo Pablo Picasso, los diferentes tipos de gargantillas y brazaletes, todas ellas resguardadas en una pulcra caja de cristal, que, en su interior, se puede ver a detalle el trabajo con las diversas piedras utilizadas. Aun lado, están escritos sus nombres y el trasfondo del mismo. Solo está así en las dos paredes frontales, ya que las otras dos, una de ellas como área de descanso y la otra está libre para la entrada y salida de las personas, que si sigue un poco más, pueden dar a otra sala donde se exponen, en maniqueas la joyas y junto a ellas los diversos preciosos.



KatheHerrera__

#281 en Thriller
#147 en Misterio
#125 en Suspenso

En el texto hay: traicion, suspenso y romance, misterio y suspenso

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar