Zafiro

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXXIV

Mi pequeña Cicindelinae

 

Dios... entonces...

Apresuro mi andar hasta la oficina de Adam, empujo la puerta y dentro sí que todo es más caótico aún: Andrea está sentada escribiendo con fiereza en la computadora, parece no pestañear tan siquiera. Penz mueve sus ojos con destreza sobre el monitor que proyecta todos los localizadores que tienen los agentes de esta agencia. Adam parece nada afectarle, su espalda es lo que mi campo de visión ve cuando se traslada uno poco centímetros de donde está estado Penz. Habla por el teléfono mientras que con la otra gesticula, trata de transmitir calma y confianza, eso lo noto es su voz que suena tranquila, pero su andar es tan fuerte y potente como las pisadas de un león en busca de su presa, que, fingir algo así me parece una verdadera idiotez.

Bueno, él es el ancla de este barco, de alguna manera tiene que mostrarse así, si no, todo este barco se hundiría en las aguas turbias y agresivas a las que constantemente está sometido.

Simone es la primera en notar mi presencia,  me acerco y ella con inmediatez me pone al corriente de lo que está pasando.

—Tiene al agente Wolff y estamos tratando de encontrarlo por medio de su localizador. —culmina.

Mis ojos corren hacia Andrea, quien parece volver a la realidad, le hago entender por medio de una seña que ella capta al instante y niega con la cabeza.

Ahora más que nunca entiendo menos está loca situación.

—¿Como saben que se trata del él? Y sobre todo, ¿como saben que es la sombra quien lo tiene? Eso no tiene sentido alguno. —digo mientras arrastro una silla y me siento en medio de Andrea y Penz.

—Llamo para avisarnos —al escuchar su voz giro mi rostro con desconcierto ante lo que me dice. ¿Acaso me está hablando en serio?

—¿Me estás hablando en serio?  —pregunto en voz alta lo que por mi mente estaba pasando, aun sorprendida y confundida. No veo ningún rastro de broma en la cara de Adam, pero no puedo evitar reírme, esto es muy estúpido. —Me estás diciendo, que la sombra llamo y dijo: Oh, yo tengo a su agente. —pongo voz grave mientras me gano una mala mirada de su parte.

Sencillamente esto es estúpido, muy pero muy estúpido.

—No exactamente. —dice Penz.

—¿Y me puedes explicar como lo hizo? — pregunto.

—De una forma que solo tú puedes entender e interpretar. —dice Adam, me tiende una hoja. — Es una adivinanza, así es como la sombra  hace sus apariciones.

—¿Ya rastrearon la llamada?— le pregunto a Andrea mientras leo la adivinanza.

Todos pasan por mí, yo nunca paso por nadie. Todos preguntan por mí, yo nunca pregunto por nadie.

No es difícil, es fácil, demasiado para mi gusto.

—Estoy en ello. —dice Andrea, concentrado en su trabajo.

—¿Ya tienes rastreado a Wolff? —le pregunto a Penz pero este niego con la cabeza.

—Es imposible detectarlo a plenitud. —dice, para luego mostrarme ciertos puntos donde se detecto por última vez.

—¿Es posible eso? Digo, ¿cómo puedo aparecer aquí y aquí...—le señalo los últimos dos lugares. — En tampoco tiempo? La distancia es mucha.

—De la única manera que pueden hacer eso es si duplican el chip, pero eso no puede ser, todo tenemos uno... Pero es único. —responde con una seguridad fingida, sabe bien que eso no es del todo cierto, y más sabiendo que, Wolff, es uno de los agentes que fabrica y pone esos localizadores.

—Pues parece que alguien si los duplica. —digo, y le señalo dos puntos parpadeante que se muestra en la pantalla.

—¿Qué significa eso agente Penz? —pregunta Adam a nuestra espalda.

—¡Ya lo tengo! La llamada la hicieron de este lugar. — dice una Andrea eufórica. Todos rápidamente centramos la atención en la pantalla de la laptop,  ella da clic y punto rojo parpadeante aparece. Primero el mapa se muestra en una amplia dimensión y después se va reduciendo más y más, hasta que finalmente deja la dirección de donde hicieron la llamada.

— Ahora el localizador de Wolff muestra otro lugar. — ahora es Penz que señala otro punto en la pantalla.

—¿Cuánto tiempo lleva sin moverse?. —le pregunto.

—Unos 5 minutos.

Unas cuantas preguntas asalta mi mente... es inevitable hacerlo. Todo es tan extraño.



KatheHerrera__

#3745 en Thriller
#2134 en Misterio
#1650 en Suspenso

En el texto hay: traicion, suspenso y romance, misterio y suspenso

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar