Zafiro: La Implosión De Una Vida Vieja

Tamaño de fuente: - +

VEINTIDOS

Luego del Aquelarre no hay ninguna fiesta sino más bien una cena con platillos algo así como elegantes, como si fuera comida hecha para Noche Buena o Acción De Gracias.

Estamos en la casa de Tiffany… ¿o debería decir mansión? La casa de sus padres es tres veces más grande que la mía y está ubicado exactamente a treinta y nueve kilómetros lejos de Meadow King´s, es decir, que sólo estoy a cuatro minutos y cuarenta y siete segundos de la carretera 73 a pie.

Tomo asiento entre Janeth y Ariana, después de Ariana esta Shailene junto a sus padres, luego Tiffany, el Sr. Pacheco, y los padres de Tiffany. Todos sentados en una mesa circular en la terraza.

La noche es agradable para celebrar afuera bajo un cielo lleno de estrellas.

Disfrutaría este momento, si tan sólo hubiera comida decente en mi plato.

La comida es excéntrica y rara a la vez, y del sabor ni se hable. Prefiero no comerlo. Mientras que por otra parte, el vino sabe amargo y quema mi lengua en cada trago. Y aunque prefiero una hamburguesa con papas y soda, no me quejo ni hago pucheros porque ahora soy un Siervo y los buenos Siervos no se quejan por la comida que le dan de comer sus amos.

— ¿Te gusta el caviar?—me pregunta Janeth.

—Si—digo, dándole una mordida a la tostada untada de caviar—, está delicioso.

Realmente no me gusta el caviar, no es la primera vez que lo pruebo, ya lo he probado en varias ocasiones atrás cuando Elizabeth tenía algún tipo de exposición de fotografías y desde que tenía trece años llegué a la conclusión de que si me daban elegir entre comer caviar o tacos, preferiría los tacos.

Después de algunos minutos todos terminamos de cenar y nos dirigimos al vestíbulo. Charlamos un poco acerca de la Nigromancia y sobre los otros Inmundos (diciendo cosas que yo ya sé) hasta que comienzan a preguntarme sobre Elizabeth y de mí, sobre cómo es crecer sin una parte paternal, entre otras cosas personales hasta que por fin hacen la  pregunta que es muy difícil de responder.

— ¿Serás un buen Siervo?—me cuestiona el Sr. Mackdil.

Abro la boca pero titubeo. Finalmente digo:

—Seré lo mejor que pueda—todos me observan, perplejos. Creo que esa no fue una buena respuesta. Rápidamente añado—. Porque tal vez algún día Janeth me pida hacer algo cómo… no sé…—me encojo de hombros— que le decapite la cabeza o que le rompa un hueso. No sería capaz de hacer eso.

Al mismo tiempo, todos asienten.

—Eso se oye prometedor—dice la Sra. Sullivan.

—De un buen Siervo—añade su esposo.

— ¿Y si tuvieras que elegir entre ella y alguien más?—me pregunta Shailene.

— ¿Quién puede ser más importante que Janeth?—cuestiona Ariana, antes de que yo pueda responder.

Muy en el fondo le agradezco tanto a Ariana.

—No sé—dice Shailene, con cara de inocencia—. Su hermana o algún otro amigo.

—Sabes que ella no tiene hermanas—dice Janeth, defendiéndome. Me da una rápida mirada, como si pidiera perdón por lo siguiente que dirá—, y sabes que Altahir le dejo de hablar.

— ¿Y si hubiera alguien de suma importancia?—pregunta Tiffany, con su mirada observando cada movimiento de mis respiraciones.

— ¿Cómo… Elizabeth?—pregunta el Sr. Pacheco.

—Elizabeth no podría—digo, lo más inocente que pueda escucharme—. Ella no sabe nada acerca de los cuatro clanes, seguramente no sabe ni el significado de Inmundo. Además, ama a Janeth más que a mí—me rio burlonamente, para que parezca más genuina la falsedad—. ¿Por qué Elizabeth sería ese alguien más?

—Pero hay que suponerlo. Qué tal si existe alguien, que además de saber sobre los cuatros clanes sea un Inmundo y te pida traicionar a Janeth, ¿lo harías?—Tiffany hace una pausa, siento claramente como mi pecho sube y baja por el ritmo de mi corazón acelerado— A pesar de que eres su Siervo y su mejor amiga.

Y eso me mata, tiene razón. No sólo soy su Siervo, soy su amiga. Una que estuvo dispuesta a traicionarla.

Pero… ¿realmente iba a traicionarla?

Ellas están planeando una guerra, o eso dijo Gabriela, pero, ¿realmente es eso lo que están tramando? Probablemente es otra cosa, algo que tenga que ver con brujos: la celebración del hecho de que Janeth obtuvo el Vademécum y un Siervo la misma noche o alguna otra cosa, como un truco nuevo o algún modelo nuevo de escoba voladora. Qué sé yo. Algo importante para ellos.



Tacko Pérez

Editado: 28.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar