Zombis entre mundos.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

El silencio continuo hasta que el general habla:

—Duerman. Tardarán en llegar.

—General. Mi familia tiene trabajo y con ese trauma, no podrán ir a trabajar— dice Angélica en tono preocupante.

—Hablare con mi yo de aquí por un plan.

— ¿Podrán?

—No importa la realidad, el gobierno puede hacer tretas. Un plan para cubrir a unos cuantos civiles, pan comido.

 

Algunos hicieron guarda desde el lado sucio, otros durmieron de ese lado y otros durmieron el limpio. Angélica por su parte, no puede dormir, así que se hizo un cereal.

— ¿No puedes dormir? —pregunta el General.

—No. Estoy en mi casa y mi familia está completa. ¿Por qué no puedo estar tranquila?

—No lo sé. Si duermes, sería la primera vez que dormirás sin preocuparte de esas criaturas.

 

*********

 

La mañana llega y no hay visitas.  El reloj indica el medio día y no hay visitas.  Angélica empieza a preocuparse por el trabajo de sus hermanos.  Es de noche y no hay visitas.

— ¿Cuánto tardarán? —pregunta Angélica.

—Lo que tenga que tardar. Me he comunicado con Thomas, hace unos minutos y dice que no tardan en llegar. Mi otro yo tuvo que cancelar sus planes de toda la semana. 

 

Muchos deciden cenar de lo que encuentran, incluso una sobrina de Angélica, les trae frijoles. —Gracias señorita— dice amablemente un soldado—. Lamentablemente, no creo que le podemos devolver la olla.

 

*********

 

La cena trascurre con tranquilidad, tanto en un lado como en el otro.

 

Cuando son las once de la noche, alguien toca la reja de enfrente. Angélica abre la puerta de enfrente y mira hacia la reja. Un hombre con un traje normal y en su lado derecho de su pecho, hay medallas.

—Muy discreto— dice Angélica de manera.

 

El General escucha desde la sala, se levanta y se dirige a la puerta.  Ve a su otro yo y dice.

—Definitivamente, nada discreto. ¿Viniste solo?

—No, traje a varios, pero están escondidos. 

—Que vengan, pueden entrar.

 

Dicho eso, el General del lado limpio, hace una señal con su mano y personas salen de muchos lugares que Angélica y el General del lado sucio, no pueden ver todos los lugares.  Angélica agarra la llave, abre la reja de a fuera y el primero en entrar es el General del lado limpio.

—Sus soldados si son discretos —dice Angélica.

 

El General ignora el comentario de Angélica y entra a la casa junto con los demás.  Angélica cierra las dos puertas tras entrar la última persona.

—Ahora, te digo, que traje a un representante del gobierno del estado de Sonora — empieza el General del lado limpio.

—Bien, a fin de cuentas, esto no puede permanecer en silencio. Hay que avisarle al resto de los gobiernos de los otros países — dice el General del lado sucio.

— ¿Crees que eso es necesario?

—Sí. Puede abrirse otro portal, así como aquí se abrió uno aqui.

— ¿Lo crees posible?

—Sí. Además, no solo a este mundo, sino, a otros. Posiblemente. Simplemente, nos estamos basando en las reglas de la ciencia ficción. —Sonríe—. Es muy irónico que hagamos eso, fue lo que causó problemas en un principio.

— No entiendo.

 

El General del lado sucio saca una memoria USB de su bolsillo y lo conecta en la computadora.

—Espero saber cómo se abre la información de esto.

— ¿No sabes usar una simple USB?

—Hace años que no se usan, de hecho, lo único que usamos para información, son los libros.  Los únicos que usan objetos electrónicos, pues, los científicos.

— ¿Qué información contiene esa memoria?

—La que necesitas.  

 

Dicho eso, accede a la información de la USB y busca en las carpetas la información que necesita.

 —Aquí esta —dice el general rompiendo el silencio y le indica a su otro yo que se siente y mire.

 

El otro General accede.

 

Mientras que un General mira la información, el otro simplemente observa y empieza a notar las diferencias.  Noto la mirada que hizo ante el comentario de Angélica y pensó que tal vez, este no sea tan blando como él, debido al mundo distinto.

 

Recuerda todo su cambio por ese mundo que cambió de la noche a la mañana. Como era de estricto con sus hijos, siempre trabajando y obedeciendo al presidente de Estados Unidos. Con la llegada de esas criaturas, es más blando con sus hijos, es más amigable en el trabajo, entre otras cosas. Aunque, el cambio más grande fue cambiar de presidente porqué el anterior se convirtió en una criatura.

— ¿Pasa algo? —pregunta Angélica.

 

El General vuelve en sí.

—Nada, solo recordaba como era antes.



Inmortal Moral

#1814 en Thriller
#1034 en Misterio
#404 en Terror

En el texto hay: universos paralelos, zombis, universos alternos

Editado: 14.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar